¿Qué se necesita para una dictadura?

¡Comparte!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on reddit
Share on pinterest
Share on google
Share on email
Share on whatsapp
Share on print

Desde la redacción de @loscabareteros ponemos a su consideración la “Columna de columnas nacional” del jueves 08 de noviembre de 2018. ¿Qué se necesita para una dictadura?: La prensa y la opinión pública mexicana respiran al ritmo de la última declaración, exabrupto u ocurrencia de Andrés Manuel López Obrador, quien tomará posesión el 1 de diciembre… Solo habría que diferenciar la crítica que puede conducir a la mejoría de la gobernanza y no aquella que intenta convertirse en profecía cumplida, en desastre anunciado. Ahora el presupuesto y Pemex… Trump y sus demonios; iracundo, por migrantes.

Rayuela

Esos ex presidentes trasnochados, encabezados por Aznar, Uribe, Fox y Calderón, no se enteran que son materia muerta. Buenos para nada.

¿Qué se necesita para una dictadura?

Jorge Zepeda Patterson, en El País, dice lo siguiente: “La prensa y la opinión pública mexicana respiran al ritmo de la última declaración, exabrupto u ocurrencia de Andrés Manuel López Obrador, quien tomará posesión el 1 de diciembre. La exégesis de la anécdota y la autopsia del gesto ocupan el espacio de las tertulias de radio y televisión y llenan las columnas de los periódicos. Y ciertamente el folclore del personaje ofrece abundante material. El problema es que toda esta cháchara mediática ha servido para juzgar y condenar, de una vez por todas, una propuesta de Gobierno que en más de un sentido es quizá nuestra última oportunidad antes de llegar al límite que abriría el camino a una opción fascista. Hay una falsa ilusión de normalidad porque en los barrios de clase alta y media la alta la criminalidad todavía está contenida (aunque cada vez menos). Pero el 80% de la población vive en zonas en donde la desesperación frente a la inseguridad y la impunidad están provocando una rebelión desde abajo. En Guadalajara se roban kilómetros de cables del alumbrado de las calles y de las escuelas públicas, en Puebla descarrilan trenes para robarse unos kilos de frijol y arroz, los linchamientos en contra de presuntos delincuentes son cada vez más frecuentes, las autopistas son tomadas todos los días por comunidades exasperadas por alguna infamia, los feminicidios de adolescentes van en aumento, las extorsiones a comercios y restaurantes se han generalizado, las fuerzas de autodefensa proliferan. En fin, miles de personas son asaltadas cada día y más de veinte mil son asesinadas al año, una cifra que va en aumento. Muchos mexicanos en amplias zonas del país tienen la sensación de que el Estado ha perdido la batalla y comienzan a actuar en consecuencia. Para decirlo rápido, se han gestado en México las condiciones de manual que predisponen al arribo de un régimen de mano dura; llamase dictadura, junta militar o democracia de corte fascista como la que parecería abanderar Jair Bolsonaro en Brasil. (…) Y desde luego, las peculiaridades del personaje han sustituido al debate de fondo y ofrecido todo tipo de municiones para la descalificación de su Gobierno de una vez y para siempre. A tres semanas de tomar posesión ya está armada la argumentación sobre el fracaso de su Administración. No se trata de ofrecer al Gobierno de López Obrador un cheque en blanco, desde luego. La crítica puntual y honesta será absolutamente imprescindible para evitar excesos y abusos como en cualquier otro ejercicio del poder. No será fácil porque es un político hipersensible a la crítica. (…) Solo habría que diferenciar la crítica que puede conducir a la mejoría de la gobernanza y no aquella que intenta convertirse en profecía cumplida, en desastre anunciado. Los agoreros del fracaso tendrían que estar conscientes de que se nos han agotado las alternativas; después de está solo queda el abismo. A diferencia del Cono Sur, México se salvó de pasar por una dictadura represiva en las últimas décadas. No la invoquemos ahora”.

Ahora el presupuesto y Pemex

Mariano Ruíz Funes, en El Financiero escribe lo siguiente: “Después de la pésima decisión de la administración entrante sobre el nuevo aeropuerto, la atención en materia económica se centrará en el paquete fiscal para 2019 (Presupuesto de Egresos y Ley de Ingresos) que debe presentarse a mediados de diciembre y, particularmente, lo que se proponga acerca de Pemex, lo que va de la mano con el futuro de la reforma energética. En el presupuesto del próximo año —y dando por descontado que cuadran las cuentas para un déficit público del orden de 2.0-2.3% del PIB y un superávit primario de 0.5-0.8% del PIB— se anticipa una reconfiguración de los denominados programas sociales o asistencialistas (pagos directos a beneficiarios), incluyendo nuevos nombres que previsiblemente incluirán los conceptos de “bienestar”, “pueblo”, etc. No es clara la población objetivo que recibirá esos apoyos ni los padrones con los que operarán los programas, ya que aparentemente se otorgarán “sin intermediarios” a partir del “censo” que está levantando Morena. Ello definiría un universo de beneficiarios con una intención eminentemente política y no de desarrollo social. El segundo aspecto relevante del presupuesto serán los recursos para obras de infraestructura tanto por su monto, que cada día de pre-gobierno se incrementa, como por su destino: universidades públicas y gratuitas (dos por entidad federativa, según los anuncios en la gira de agradecimiento de AMLO); el tren Maya que, con o sin consulta y menos aún con análisis de factibilidad, va “le pese a quien le pese”; la conclusión del tren México-Toluca; y las inversiones en el denominado sistema aeroportuario de la CDMX. El tercer tema presupuestal relevante serán los recursos para programas e inversiones que se etiqueten para Pemex, lo que también incidirá en que podría ocurrir con la reforma energética tanto por los contratos vigentes asignados en las rondas realizadas de 2014 a 2018 como por el futuro de nuevas licitaciones. Por el lado de los ingresos públicos, se requerirá definir el tratamiento a los precios de las gasolinas (actualizar con inflación o mantener el esquema actual vinculando los precios a referencias internacionales y utilizar el IEPS como variable de ajuste), lo que podría involucrar un costo en la recaudación fiscal de hasta $30 mil millones de pesos en 2019. Asimismo, se ha planteado la posibilidad de reducir la carga fiscal —a todas luces excesiva— de Pemex para darle margen operativo y financiero (y mantener su grado de inversión), pero que se traduciría en un boquete para el financiamiento del presupuesto en otros ramos. (…) El presupuesto 2019 dará elementos para evaluar si el optimismo está en los cuantiosos recursos que se canalizarán a Pemex, a costa de la estabilidad de las finanzas públicas, o en las expectativas de la producción petrolera. Ambos objetivos parecen difíciles de alcanzar dados los recursos disponibles”.

Trump y sus demonios; iracundo, por migrantes

Julio Hernández López, en La Jornada escribe lo siguiente: “Los migrantes en caravana estuvieron presentes, como tema, en la primera conferencia de prensa del presidente Donald Trump, luego de la noche en que el Partido Republicano perdió el control de la Cámara de Representantes de Estados Unidos. Hay quienes consideran el resultado del martes electoral como una especie de empate, pues Trump mantuvo el control del Senado (donde se eligió una tercera parte de los asientos, con la suerte para los republicanos de que buena parte de la materia en disputa les era estadísticamente favorable), ganó gubernaturas importantes y perdió en la Cámara de Representantes, como les ha sucedido a otros mandatarios recientes en sus respectivas elecciones intermedias. Sin embargo, en esta ocasión el mapa electoral tuvo una mayor presencia de mujeres, de minorías étnicas e incluso de diversidad sexual, con un mayor rechazo a Trump en zonas urbanas y, aunque en el fondo las políticas de republicanos o demócratas suelen ser igual de lesivas para países como México, el predominio de los segundos, en la citada Cámara de Representantes, puede obstruir o dilatar medidas de Trump como la construcción del muro. La conducta del propio Trump, en su primer día después de las urnas, le ha mostrado como un político necesitado de agravar su talante ofensivo. Corrió, tal como estaba cantado, al fiscal general Jeff Sessions, aunque con ello echó más sal a la herida de las indagaciones sobre la conexión rusa que le habría favorecido para llegar a la Casa Blanca. También advirtió a los demócratas que podría usar material de contraataque si insistían en investigarlo a él y sus negocios. Al corresponsal de la CNN en la casa presidencial le tocó un episodio más de la iracundia con peinado rubio, al preguntarle sobre la demonización de migrantes y la exageración de calificar como invasión a la caravana en curso. Jim Acosta, quien ha sostenido un largo duelo profesional con el disparatado presidente gringo, fue ofendido verbalmente por Trump, quien además insistió en acusaciones dañinas al ejercicio periodístico profesional de Acosta, la CNN y otras firmas que no son del agrado de dicho empresario metido a político. Si algún mandatario de izquierda o con posturas progresistas hubiese cometido la décima parte de lo que ayer hizo Trump contra el periodismo, habría un incentivado y sostenido escándalo mundial. Lo de ayer también escandalizó, pero aún dentro de una categoría de dislates imperiales relativamente sabidos y tolerados. El redoblado ánimo belicista de Trump, la fiera herida, pueden significar para México la reanudación de la agresividad original y la pretensión de ejercer un mayor control en el México que será gobernado por una mezcla de intereses entre los que hay posturas progresistas. Trump electoralmente (sobre)vive; la locura política sigue”.

El empate

Sergio Sarmiento, en Reforma, escribe que: “El resultado final es lo más cercano a un empate que pueda haber. El Partido Demócrata arrebató el control de la Cámara de Representantes a los republicanos y también ganó 23 gobiernos estatales, siete más que antes; pero los republicanos no sólo mantuvieron el Senado, sino que ampliaron su mayoría, y obtuvieron 25 gobiernos estatales. El partido en el poder no sufrió la derrota contundente que algunos habían previsto. Por eso el presidente Donald Trump pudo festejar este 7 de noviembre: “Ayer fue una gran victoria y todo bajo la presión de unos medios sucios y hostiles.” El partido del Presidente suele ceder terreno en las elecciones intermedias en Estados Unidos. Entre 1910 y 2014 la pérdida fue en promedio de 30 escaños en la Cámara de Representantes y cuatro en el Senado. Los presidentes con una aprobación menor al 50% han tenido golpes todavía mayores: 37 representantes desde 1946 (Gallup). Los demócratas de Barack Obama cedieron 63 asientos en 2010 y los de Bill Clinton 53 en 1994.  Si consideramos que Trump tiene una aprobación de 40%, y que ha promediado 39% en su gobierno (Gallup), era de esperarse una derrota contundente. Con las cifras todavía incompletas disponibles al escribir este artículo, los demócratas han aumentado en 26 sus representantes y en siete sus gobernadores, pero los republicanos han sumado dos nuevos senadores. No es una gran victoria, como dice Trump, quien está acostumbrado a mentir, pero sí una derrota menos contundente de la que podía esperarse.  En términos prácticos, el resultado debilita a Trump. Un Presidente populista con mayoría en ambas cámaras del Congreso resultaba realmente peligroso para la Unión Americana y para el mundo. A partir de 2019, sin embargo, la Cámara de Representantes será un contrapeso al Mandatario. Este nuevo cuerpo legislativo, por ejemplo, no le aprobará a Trump su soñado muro en la frontera con México. Por otra parte, la nueva mayoría puede oponerse a la aprobación del nuevo tratado comercial con México y Canadá, lo cual tendría la ventaja de mantener en vigor, cuando menos de manera temporal, el actual, que es bastante mejor, pero generaría incertidumbre y reduciría la inversión de largo plazo”.

Santa Lucía debe morir (y II)

Raymundo Rivapalacio también desde El Financiero escribe que: “La pregunta que muchos se hacen, incluidos colaboradores de Andrés Manuel López Obrador, es si convertir en aeropuerto civil la Base Militar de Santa Lucía es una alternativa real. Fue un error cancelar Texcoco, dijo uno de los principales defensores públicos de López Obrador, pero ahora Javier Jiménez Espriú, tendrá que demostrar que lo que dijo al presidente electo es verdad. Jiménez Espriú, el próximo secretario de Comunicaciones, fue el principal vocero en la defensa de Santa Lucía y la muerte de Texcoco. La viabilidad técnica y financiera se verá con los estudios, pero desde el punto de vista de desarrollo económico, Santa Lucía parece una opción destinada a morir. (…) Estos escenarios de conectividad a México tienen consecuencias lógicas. La inviabilidad de esos dos aeropuertos para ese propósito abre varias externalidades negativas. La primera sería una reducción en el número de vuelos internacionales a Santa Lucía o el Benito Juárez, lo cual, eventualmente, llevaría a que las aerolíneas mexicanas cancelaran rutas poco productivas, con lo cual varios destinos turísticos fuera de Cancún, Los Cabos o Puerto Vallarta, o algunas capitales incluso, podrían quedarse sin servicio aéreo. El impacto de perder vuelos en la Ciudad de México traería costos de operación para las aerolíneas, donde lo primero que harían es recortar personal y, en el largo plazo, incluso cerrar sus operaciones. Santa Lucía distorsionaría todo el mercado y la industria. La mejor opción es que acompañe a Texcoco al olvido y matarla para que no mate a la industria en la Ciudad de México”.

¿Qué se puede hacer con los salarios?

Enrique Quintana, escribe que: “En una reunión con legisladores de Morena realizada esta semana, el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, hizo el siguiente planteamiento: “Quiero que se ponga en la Constitución, es una propuesta para que ustedes lo analicen y en su caso se apruebe, quiero que cuando menos se ponga un renglón en la Constitución que diga: los aumentos al salario nunca serán inferiores a la inflación. Para que entre todos le demos una cachetada con guante blanco a la política neoliberal que le quitó poder adquisitivo al salario, porque durante mucho tiempo siempre estuvieron por abajo de la inflación, eso se termina”. Tras la afirmación siguieron los aplausos de sus partidarios y luego las críticas de sus detractores. Para variar, creo que ni se justifican del todo los aplausos, pero en el otro lado, tampoco algunas de las críticas. Salvo que se cambie completamente la Constitución en México, no hay forma de garantizar que los salarios –así en genérico– se revisen siempre y en todos los casos, en un porcentaje superior a la inflación. Los salarios se negocian a veces individualmente entre el trabajador y el empleador y en otros casos, a través de negociaciones colectivas. Los niveles no son materia de ley, sino de negociación. Prácticamente, en ningún lugar del mundo la Constitución fija los incrementos de los salarios en general. Lo que está al alcance de la legislación son los salarios mínimos. (…) El problema con los salarios mínimos no es la política neoliberal, sino su uso como un mecanismo ancla para evitar la inflación, lo que ocurrió durante el periodo 1983-1999. (…) ¿no sería mejor discutir una política de crecimiento económico que genere una alta demanda de fuerza laboral y que permita que todas las remuneraciones crezcan en términos reales y no sólo los salarios mínimos? Claro, el problema es que esa política no va a generar vítores como lo hizo la propuesta de AMLO. Ojalá las buenas intenciones, que son más que justificadas, se correspondan con políticas eficaces y que den resultados y no sólo ovaciones”.

Histórica división

En el Excélsior, Yuriria Sierra, escribe que: “ni atizó el fuego ni lo apagó. Sin embargo, sí hubo claros mensajes. La elección intermedia en Estados Unidos fue el pataleo de quienes desean ver fuera a Donald Trump, pero también de quienes buscan su permanencia. No son pocos ni de uno ni de otro bando. Contrario a lo que pensamos en varias partes del mundo, el voto no se inclinó hacia ninguna fuerza, al menos no de manera significativa. Qué sintomático. Lo que vimos fue ciudadanos divididos: la Cámara de Representantes quedó con 223 escaños demócratas y 197 republicanos. En el Senado, los republicanos mantienen su mayoría con 51 contra 43 que serán ocupados por demócratas […] más allá de los pataleos de Trump, la del martes fue una elección histórica. Que así como no logró marcar una ventaja significativa en cuestión de números, entre demócratas y republicanos, sí se movió lo suficiente para mostrarnos la pluralidad que forma a la sociedad estadunidense: Alexandria Ocasio-Cortez se convierte en la mujer latina más joven en llegar al Congreso estadunidense. Tiene 29 años. A la Cámara de Representantes llegan Ilhan Omar y Rashida Tlaib, las primeras mujeres musulmanas en la historia del legislativo de EA. Al igual que Sharice Davids y Deb Haaland, primeras nativoamericanas en ocupar un escaño. En total, y por primera vez, al menos 100 mujeres tendrán un lugar en la Cámara de Representantes. Además, Colorado tendrá al primer gobernador abiertamente gay en la historia de EU, Jared Polis. Y qué sintomático que estos perfiles figuren rumbo al 2020, donde nos espera la amenaza de la reelección de Donald Trump. Ojalá que sean más jóvenes, mujeres, latinos, musulmanes, nativoamericanos, homosexuales, quienes alcen más la voz y formen parte activa de la política de EU (y en el mundo), porque la diversidad es tal vez lo único que puede frenar a personajes tan peligrosos como los conservadores. Ya nos lo ha enseñado Estados Unidos, ya nos lo enseñará Brasil”.

Riobóo y el pensamiento mágico

En Milenio, Carlos Puig, escribe que: “el ingeniero José María Riobóo, autor de ‘los aviones se repelen’, ayer dijo lo siguiente: ‘Mitre dice lo que quiera, Mitre no hace falta. Hay que hacer los estudios con mucha urgencia, todos se van a hacer de forma simultánea, todos, se está haciendo ahorita un programa para presentar cada uno de los estudios, lo está encabezando el ingeniero Samaniego, el ingeniero Samaniego es el que está a cargo, yo no estoy de encargado, ¿sí me entiende?, ¿está claro? Yo soy asesor del presidente, pero hasta ahí. ¿Ok? El que lo tiene que hacer es el ingeniero Samaniego. –¿Ustedes no tendrán nada que ver con Mitre? –Todo lo contrario. ¡No! Mitre se debe a sus antiguos patrones.

–¿A los del aeropuerto actual? Sí.

–¿Entonces está actuando de manera parcial con estos estudios?

–Pues esa es mi opinión porque dijo algo que no es cierto, que no era factible Santa Lucía con el aeropuerto de México.

–¿Y esto de que tardarían 10 años los estudios?

–Eso es un berrinche, así lo veo, una patada de ahogado.

–¿Entonces para usted Mitre no es confiable?

–Para mí, no.”

El ingeniero Riobóo en 2015 frente a Mitre en reunión en SCT, sobre si se habían hecho estudios de factibilidad de Santa Lucía: ‘No, no está en nuestros alcances. Sabemos que hasta ahí llegamos, creemos que es esta la preocupación, lo que creemos que pudiera funcionar y la posibilidad de hacerlo realidad, pues ya corresponde a los técnicos más adelante, no nos podemos meter más y ni nos vamos a meter, esa es la realidad’”.

El juicio contra “El Chapo” y sus efectos en México

En El Universal, Salvador García Soto, escribe que: “el próximo martes, en una Corte federal de Brooklyn, Nueva York, dará inicio el juicio contra el narcotraficante mexicano Joaquín El Chapo Guzmán. Será sin duda uno de los juicios más mediáticos de los últimos tiempos en la justicia estadounidense y aunque todo ocurrirá en el vecino país, en medio de estrictas medidas de seguridad y con precauciones extremas para garantizar la seguridad de los testigos que declararán contra el ex capo de Sinaloa, los ecos y los efectos de lo que se escuche y se declare en esa corte neoyorkina se sentirán hasta México ya sea en forma de violencia y vendettas entre grupos del narcotráfico y personas vinculadas a los testigos, como también en el ambiente político si salen a relucir nombres de políticos, funcionarios y jefes policiacos que pudieran ser mencionados sea como protectores o como cómplices del Chapo […] Se estima que será a partir del jueves próximo, una vez que el martes se presenten los alegatos de apertura de la Fiscalía sobre las acusaciones y los delitos de los que acusan al Chapo (miles de asesinatos violentos además de la introducción ilegal de 200 toneladas de cocaína a la Unión Americana), y un día después la defensa hará lo mismo, para que a partir del jueves o viernes empiecen a desfilar los testigos que buscarán incriminar a Joaquín Guzmán a lo largo de los varios meses que puede durar el juicio. Algunos de esos testigos están actualmente resguardados en cárceles estadounidenses, como medida para protegerlos de cualquier agresión o ataque, otros se cree que forman parte ya del programa de testigos protegidos y como tal se les han dado nuevas identidades y ubicaciones en el territorio del país vecino. Y una vez que comience el desfile de los declarantes se verán tres cosas: la primera, qué tantos elementos de prueba o testimonios sólidos y qué nivel de testigos tiene el gobierno de EU en contra del Chapo para obtener una condena que puede ser histórica contra el que fuera el capo más buscado […] Así que hasta varios estados de la República mexicana y a niveles políticos y empresariales que aún desconocemos podrían llegar los ecos y los efectos del juicio de varios meses contra el narco que se burló dos veces de la justicia mexicana y que terminó cayendo y siendo finalmente extraditado por enamorarse de una heroína de telenovela”.

El cambio que viene y los tiempos

En Milenio, Joaquín López Dóriga, escribe que: “la agenda legislativa de Morena viene imparable al punto que cuando la semana pasada se la dieron a conocer a Andrés Manuel López Obrador en una reunión de sus bancadas y los próximos gabinetes, les comentó: Déjenme algo. Y es que sí. En la Cámara de Diputados su coordinador legislativo, Mario Delgado, trae ya las reformas a la Ley Orgánica de la Administración Pública (LOAP), que contiene la creación de la nueva Secretaría de Seguridad Pública y Protección Ciudadana, responsable de la seguridad nacional y pública, claro, a la que se adjudicará la nueva versión del Cisen, Policía Federal y Protección Civil, capítulos todos que le quitan a la Secretaría de Gobernación que se limitará a la política interior, derechos humanos y víctimas. La reforma a la LOAP, conlleva el cambio de nombre de la Secretaría de Desarrollo Social al de Bienestar. También la desaparición de todas las oficialías mayores para congregarlas en la de Hacienda, como todas las direcciones de compras y adquisiciones y la concentración en la Presidencia de la República de las oficinas de comunicación social, que desaparecerán. Otra de las reformas que sacarán, dicen este mes, es la modificación al 35 Constitucional para hacer consultas anuales, con los mismos requisitos y limitaciones que señala ese artículo, y establecer la revocación de gobierno al tercer año, que no cada tres años, y la eliminación, total, de cualquier forma de fuero. Lo pendiente será la reforma a la Fiscalía General de la República, pues no hay ley orgánica y tampoco hay tiempo antes del 1 de diciembre, por lo que el presidente López Obrador tendrá que designar un encargado de la PGR, que en estas condiciones no puede convertirse en fiscalía. Pero hay más de lo que ya hablaremos. El problema son los tiempos, no las mayorías que les sobran”.

Cinco razones por las que Trump ganó antier

El Universal, Carlos Loret de Mola, escribe que: “entiendo que nos encante ver perder al hombre que se ha posicionado como el gran enemigo de México, pero desde mi punto de vista hay muchos motivos para pensar que Donald Trump ganó en las elecciones del martes en su país:

1.—Los comicios mostraron a un Estados Unidos dividido, enojado, peleado, polarizado. Ese es el pantano favorito de Trump […]

2.—Si bien perdió la mayoría en la Cámara de Representantes, ensanchó su mayoría en el Senado. Desde la Cámara de Representantes le pueden lanzar muchos misiles: fiscalías, investigaciones especiales, declaraciones, resoluciones de comités […]

3.—Con una Cámara de Representantes previsiblemente beligerante, podrá responsabilizarlos de sus fracasos e inacciones. Ya tiene chivo expiatorio.

4.—El Washington Post recientemente publicó que Donald Trump ha dicho 6 mil 420 mentiras en 653 días de gobierno. Diez al día. Se ha peleado con prácticamente toda la prensa. El mundo entero le reclama que Estados Unidos ha dejado de ser el referente de valores democráticos y de civilidad diplomática que solía ser. Se peleó con sus aliados y se acuesta con sus enemigos […]

5.—El Partido Demócrata no ha sido capaz de articular una oposición fuerte ante un hombre con tantas vulnerabilidades. No ha logrado presentar una plataforma que emocione ni una ruta de futuro que genere esperanza a los ciudadanos. No se les ve proyecto ni se entiende qué quieren para Estados Unidos […]

Si la carrera por el 2020 fuera la Fórmula 1, a mi gusto Donald Trump habría ganado ayer la pole position: sale en primer lugar, pero faltan muchas vueltas en un complejo circuito”.

Liberales recatados

Reforma, Templo Mayor, asegura que: “qué curioso: la iniciativa de Morena para legalizar el uso recreativo de la mariguana se presenta como muy liberal, pero es bastante recatada. Y es que por un lado apela al consumo responsable, respetando la libertad individual, peeero al mismo tiempo pretende que el Estado le diga a los ciudadanos hasta cuánto pueden fumarse. De ahí que plantea que para consumo personal sólo deben permitirse 480 gramos al año, lo que equivale a 40 gramos al mes. Nomás como comparación, en California los consumidores pueden comprar hasta 28 gramos ¡al día! Lo interesante es que Ricardo Monreal ya dijo que la propuesta de ley estará abierta al debate, tanto de expertos como de ciudadanos. Habrá que ver si dicho proceso es realmente para escuchar y debatir… o sólo para que no digan que la iniciativa es una fumada”.

Despedida anticipada

Milenio, Trascendió, asegura que: “mañana, 500 trabajadores de Grupo Aeroportuario, a la voz de ‘ya no llegamos a cargar los peregrinos’, se organizaron una celebración de fin de año en Texcoco, con una carpa en el campamento base, una vez que el gobierno electo anunció la cancelación de las obras de la terminal en ese lugar. Por cierto, ayer representantes de Freeman Industrial Park asistieron a la casa de transición de Andrés Manuel López Obrador para plantear un proyecto de generación de energía eléctrica en la zona norte, con la idea de atraer inversión china, y quien los recibió fue José María Riobóo, figura del cierre de Texcoco”.

Pleito por AMLO en San Lázaro

El Universal, Bajo Reserva, asegura que: “en el recorrido que se llevó a cabo ayer en la Cámara de Diputados para definir aspectos de seguridad en el acto de toma de posesión presidencial del 1 de diciembre próximo se caldearon los ánimos, nos comentan. Elementos del Estado Presidencial que cuidarán la seguridad del presidente saliente Enrique Peña Nieto, y miembros del equipo de seguridad del presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, tuvieron una discordancia. Ésta, nos dicen, tuvo que ver con el acceso que buscan tener los elementos militares al salón de sesiones de San Lázaro. El presidente de la Cámara Baja, Porfirio Muñoz Ledo, ya había anunciado que no habría militares en la ceremonia del 1 de diciembre, y al parecer, a ese principio se quieren apegar los morenistas, pero aseguran que el Estado Mayor, cuya desaparición ya ha sido anunciada por el próximo presidente, insiste en que debe ingresar al recinto para cumplir con su labor. ¿Quién ganará esta vencida?”

Tomando vuelo

Frentes Políticos de Excélsior: “Impecable, como ella, es la página de internet de Tatiana Clouthier, quien recién estrenó sitio web para compartir sus actividades como diputada federal. Con un diseño elegante, en tonos pastel, y bajo la premisa Hagamos Patria informará sus actividades. Para muchos ella es la responsable del triunfo en las urnas, no obstante, rechazó una postulación como funcionaria, y se dedicará, al menos la primera mitad del próximo sexenio, a la labor legislativa. El sitio cuenta con una breve biografía, un apartado para sus artículos de opinión y otro más que incluye noticias que la aluden. Por lo pronto, asistirá al parlamento británico para cumplir una invitación oficial, con gastos pagados por los ingleses. Presencia, audacia, dinastía. Hay quienes a estas alturas ya la ven como La Sucesora. Ojo”.

@loscabareteros

¡Comparte!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on reddit
Share on pinterest
Share on google
Share on email
Share on whatsapp
Share on print