¿Rebelión de Monreal? ¿El efecto AMLO contuvo el desplome?

¡Comparte!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on reddit
Share on pinterest
Share on google
Share on email
Share on whatsapp
Share on print

Desde la redacción de @loscabareteros ponemos a su consideración la “Columna de columnas nacional” del martes 13 de noviembre de 2018. AMLO y el «factor americano»: El cambio actual no fue precedido por una guerra civil, pero las dificultades que deberá superar no desmerecen frente a las que enfrentaron las otras grandes transformaciones históricas que sirven de referencia a AMLO y a Morena: independencia, reforma y revolución mexicana… El control de precios y el chivo del rabino. ¿La rebelión de Monreal?: El efecto AMLO contuvo el desplome…

Rayuela

Ya lo dijo Calderón y lo confirma Marko: ‘‘haiga sido como haiga sido’’.

AMLO y el «factor americano»

Lorenzo Meyer, en El Universal: “Al cúmulo de obstáculos internos que enfrentará el esfuerzo por dar forma a un nuevo régimen político mexicano, se deben añadir los provenientes del entorno externo, especialmente el “factor norteamericano”. El cambio actual no fue precedido por una guerra civil, pero las dificultades que deberá superar no desmerecen frente a las que enfrentaron las otras grandes transformaciones históricas que sirven de referencia a Andrés Manuel López Obrador (AMLO) y a Morena: independencia, reforma y revolución mexicana. Una comparación con la última coyuntura transformadora, la revolución, y sobre todo con su momento cumbre, el cardenismo, ilustra el punto. Para quienes entonces cambiaron a México, las dos guerras mundiales del siglo XX fueron inesperadas ventanas de oportunidad: Estados Unidos y Europa se vieron forzados entonces a concentrar sus energías en sendas disputas y, en comparación, el teatro mexicano les resultó muy secundario. Fue esta relativa —y temporal— libertad de acción, lo que explica que el “factor norteamericano” no haya interferido de manera decisiva contra la promulgación de una constitución nacionalista en 1917, ni contra las grandes expropiaciones de los 1930. Las reformas cardenistas —sindical, agraria, petrolera— tuvieron lugar durante los prolegómenos de la otra guerra mundial. En 1935, cuando Cárdenas se impuso sobre el conservadurismo de Calles, los nazis repudiaron el Tratado de Versalles y Mussolini invadió Etiopía. En 1936, cuando la reforma agraria tomo un carácter masivo, se formalizó el Eje Berlín-Roma. En 1937, cuando Italia abandonó la Liga de Naciones y dio un nuevo golpe al sistema creado en Versalles, la guerra civil española mostró por donde podría derivar un movimiento armado de derecha en México. Por eso el embajador norteamericano, Josephus Daniels, consideró que estaba en el interés de Estados Unidos no desestabilizar el gobierno de Cárdenas en un momento en que los países del Eje quebraban el orden internacional. Cuando tuvo lugar la expropiación petrolera en 1938, Washington desoyó propuestas como la británica o la de sus propias empresas petroleras, de poner toda la presión posible sobre México: la alternativa a Cárdenas eran Saturnino Cedillo o Almazán y una derecha con simpatías por el fascismo. La situación actual de México y de su nuevo gobierno, comparte con el cardenismo el propósito de disminuir el gran desequilibrio social. Uno donde el 1% de los mexicanos reciben el 22% del total de ingresos disponibles, (Gerardo Esquivel, Desigualdad extrema en México, (México: Oxfam, 2015, p. 15). Sin embargo, para lograrlo, no hay un equivalente al entorno internacional que permitió la reforma agraria o la expropiación petrolera de hace 80 años, sino apenas el gasto social de un fisco que sólo capta el 17.2% del PIB (el promedio en los países de la OCDE es de 34.3%) y que debe hacer frente a una deuda externa que, en los 1930, México simplemente pudo ignorar. Mientras Cárdenas y su Plan Sexenal tuvieron como contraparte en Estados Unidos a Franklin D. Roosevelt y a su New Deal, donde había puntos en común, como un gobierno interventor dispuesto a poner el gasto y la acción de sus instituciones del lado de los intereses de la mayoría. Hoy la situación es la opuesta”.

El control de precios y el chivo del rabino

Jorge G. Castañeda, escribe en El Financiero que: “Como ya ha dicho media comentocracia, es imposible saber a ciencia cierta si la confusión sobre la propuesta de reducción de las comisiones bancarias fue un error o una jugada táctica de intimidación a los banqueros (extranjeros, porque eso son, y porque se dejan fácilmente intimidar). Lo primero parece difícil de creer –Ricardo Monreal es demasiado listo para irse por la libre– y lo segundo se antoja excesivamente peligroso: la Bolsa no es una montaña rusa. Pero como todo es especulación –en varios sentidos de la palabra: en verdad, ¿nadie en Morena sabía ni se fue corto en las acciones bancarias?– tal vez convenga más discutir una parte del fondo del asunto, y no tanto los detalles ‘grillos’. Partamos de tres premisas: Las comisiones bancarias son excesivas en México y representan una proporción mayor de las ganancias de los bancos que en otros países, incluso tratándose de los mismos bancos. Segundo: la razón estriba en las insuficientes ganancias estrictamente financieras, y la necesidad de reportar/aportar utilidades significativas a las matrices de una banca casi totalmente globalizada. Y tercero: el origen de esas ganancias insuficientes del lado del crédito bancario yace en la mediocre bancarización de la economía mexicana –menor a la mayoría de los países latinoamericanos– debida, a su vez, a un exiguo mercado interno y a los ‘recuerdos del porvenir’: 1982, 1994. Por ende, procurar una reducción de dichas comisiones es a la vez una medida acertada en sí misma, y digna de ser aplaudida por las clases medias bajas: la verdadera base de la 4T. El problema es cómo lograrla. Aquí se complican las cosas, y sobre todo, volvemos al pasado. Porque al final de cuentas, la propuesta dizque pospuesta o fallida de Monreal se reduce a un control de precios. Aunque nunca fuera la intención de que viera la luz del día, es necesario resaltar que la opción default de la 4T fue esa: la de hace mil años, de Echeverría, de López Portillo, pero también de Nixon y Maduro, de Mitterand y Alemania. No es un tabú; se debe discutir, pero eso es. (…) Para finta, no salió mal la jugada. Pero lo interesante para los empresarios del país, que no necesariamente son lectores asiduos de Freud, es el retour du refoulé. Ya Tony Blair les dijo hace un par de días: no se dobleguen. Sobre todo, podríamos añadir ante las muestras repetidas de la reacción recurrente de la 4T, entiendan cuál es la querencia del toro (o del tigre): controles de precios, nacionalizaciones, autoritarismo, confusión e ignorancia. Ni piensen que es otro, ni caigan en la trampa del chivo del rabino. Esa se las cuento otra vez”.

¿La rebelión de Monreal?

El anuncio de la presentación de una iniciativa para eliminar las omisiones bancarias tuvo efectos negativos en las acciones de los bancos en la Bolsa Mexicana de Valores. El proyecto es impulsado por Ricardo Monreal, sin embargo no cuenta con el entero respaldo de Morena, hecho que ha levantado especulaciones. En Milenio, Héctor Aguilar Camín, escribe que: “se el Senador Ricardo Monreal es demasiado buen político para hacer lo que está haciendo sin consultar al Presidente electo López Obrador. El Presidente electo es demasiado celoso de su poder para dejar que Monreal haga lo que ha hecho sin su anuencia. ¿Qué ha hecho el Senador Monreal? Ha puesto en la agenda del Senado la iniciativa de suprimir las comisiones que cobran los bancos, tema que no está en la agenda legislativa pactada por diputados y senadores de Morena con el Presidente electo […]. Esto fue el viernes. ¿Qué hizo el Senador Monreal el sábado y el domingo? Se consiguió el apoyo de los 58 senadores de Morena […] respaldando su iniciativa de ley contra las comisiones bancarias. ¿Qué hizo el Presidente electo en reacción a este desafío senatorial? Hasta el momento […] nada. ¿Qué negociaron el Senador Monreal y el Presidente electo? Sabrán ellos. ¿Qué pasó ayer lunes con la bolsa y el peso? Caen de nuevo, como el viernes. ¿Están de acuerdo el Presidente electo y el Senador Monreal en este subibaja? Sabrán ellos. ¿Qué sabemos nosotros? Que en esto hay varios gatos encerrados. Primero: ¿por qué el Senador Monreal aparece como desafiando a quien no puede desafiar? Segundo: ¿por qué el Presidente electo desafiado tolera el desafío? Tercero: ¿por qué ni a uno ni a otro les importan las pérdidas que producen sus gatos encerrados? ¿Cuáles son las ganancias políticas para el Presidente electo y para el senador? Los bancos siguen en jaque, y el Presidente electo y el senador pueden decir que hay independencia de poderes. Todo lo demás es incertidumbre y pérdida”.

El efecto AMLO contuvo el desplome

En Milenio, Joaquín López Dóriga, escribe que la iniciativa lanzada por Monreal “produjo el peor derrumbe de la Bolsa Mexicana de Valores desde mayo de 2011, dos mil 77 puntos, 5.81 por ciento, al caer a 44 mil 190, arrastrada por el desplome de las acciones bancarias que cayeron un promedio del once por ciento, una pérdida en su valor de capitalización de 103 mil millones de pesos y el dólar interbancario saltó hasta los 20.12, llevando al de ventanilla a 20.50. Al anochecer, Andrés Manuel López Obrador citó a sus coordinadores parlamentarios, el mismo Monreal y Mario Delgado, y al futuro Secretario de Hacienda, Carlos Urzúa, quien después de las 22:00 salió a mal leer, en medio de un tumulto de micrófonos frente a una rejas, un comunicado en el que anunciaba haber echado todo para abajo reiterando su respeto al Banco de México, a la estabilidad macrofinanciera y manejo responsable de las finanzas públicas. Pero los mercados no se lo compraron. A la una de la tarde del viernes, el índice de la bolsa perdía mil 200 puntos, 2.3 por ciento y el dólar interbancario trepaba a los 20.32, 20.70 en ventanilla. Esto lo registró López Obrador, quien a la una y media salió a anunciar que no haría ninguna modificación legal al marco normativo de las instituciones financieras en los primeros tres años, lo que contuvo la caída del peso y la bolsa. Pero ayer, no sé si parte por la reiteración de Monreal, parte por el entorno externo, la bolsa volvió a caer a los niveles del jueves antes del anuncio de AMLO, 2.15 por ciento, casi mil puntos, y el dólar interbancario saltó a los 20.35, 20.70 en los bancos. Destaco esto porque es la primera vez que López Obrador como Presidente electo manda un mensaje que los mercados entienden y los calma. Pero también que el efecto duró poco, aunque por varios factores. Más que verlo hoy, lo veremos en los próximos días”.

La incertidumbre siempre tiene un costo

La iniciativa ha causado incertidumbre no sólo por su implicación en la bolsa, sino por lo que políticamente significa para AMLO y el Congreso. En Excélsior, Jorge Fernández Menéndez, escribe que: “en Morena se está viviendo un momento extraño. Pasan los días y se sigue insistiendo en el tema de las comisiones bancarias pese a que el propio López Obrador ha dicho que no se tomarán medidas fiscales ni financieras, por lo menos, en los tres primeros años de gobierno. El Senador Ricardo Monreal sigue opinando que esa reforma es viable […]. La presentación del paquete económico para el año próximo será decisiva para saber si se mantiene o se pierde la confianza de los mercados en el próximo gobierno […]. Por otra parte, un presupuesto ordenado y confiable podrá restituir, aunque sea en parte, lo que se ha perdido en estos días. Con la iniciativa de las comisiones bancarias lo más grave no fue solamente la propuesta de eliminación de las mismas, con todas sus consecuencias financieras, sino que la propuesta presentada en el Senado vulnera abiertamente la autonomía del Banco de México, que es la única institución legalmente autorizada para establecer las comisiones bancarias. Si a ese intento de romper la autonomía del Banxico se suma la iniciativa de otro legislador de Morena, el oaxaqueño Benjamín Robles, quien pidió cambiar la ley orgánica del Banco de México de forma tal que se pudieran utilizar las reservas monetarias del país para financiar programas sociales, la preocupación adquiere otra dimensión, porque se rompería de esa forma también la autonomía del banco central, misma que, una y otra vez, López Obrador se comprometió en resguardar. Tuvo que salir el futuro secretario de Hacienda, Carlos Urzúa, a descalificar a Robles y reiterar el respeto a la autonomía de Banxico […]. El Presidente electo subrayó que más allá de los compromisos que él asume, no puede dar línea al Congreso, lo que no es ni siquiera una verdad a medias. López Obrador tiene el control del Congreso en ambas cámaras y la enorme mayoría de los legisladores llegaron a esas posiciones arrastrados por la votación del tabasqueño […]. Mucho se ha hablado en estos días de los manotazos que ha dado López Obrador. Creo que tiene que dar uno más, sobre todo entre los suyos, que no terminan de comprender que el gobierno de Andrés Manuel depende de que su accionar y su mensaje vayan por un mismo camino y que un rumbo de incertidumbre lo llevará, inevitablemente, más temprano o más tarde, a una crisis que nadie en su sano juicio querría para nuestro futuro inmediato”.

“División” en Morena

En Reforma, Templo Mayor, la cual asegura que: “a ver si no salen chispas en la reunión convocada para mañana entre legisladores de Morena y Andrés Manuel López Obrador. Hasta donde se sabe, el objetivo es hablar del plan de seguridad del mandatario electo y las reformas para concretarlo. Pero hay un asunto que suena ineludible: la división interna de los morenistas tras la iniciativa para prohibirle comisiones a los bancos. Y cuentan que varios legisladores piensan hacerle un duro reclamo por ese asunto al coordinador de los senadores morenistas, Ricardo Monreal. Y es que no les gustó que el zacatecano emitiera un comunicado diciendo que tiene el apoyo de toooda la fracción para esa propuesta, cuando muchos de ellos nomás no están de acuerdo con ella”.

Fiscal Libre

Lo que hasta el momento sigue pendiente es la designación del Fiscal General. En Milenio, Trascendió, asegura que: “la bancada del PRI en el Senado, que encabeza Miguel Osorio Chong, considera que la cuarta transformación prometió un fiscal libre de ataduras, pero su proyecto deja muchas dudas, como el hecho de la estabilidad del servidor en sus funciones, porque una vez nombrado, si el Presidente no está de acuerdo con su actuación, podrá removerlo. Critica también que el mandatario deba aprobar el plan de acción de política criminal, eliminando los mecanismos de control que deben existir entre poderes, y que el fiscal, ‘a modo y por dedazo’, podrá decidir qué casos atraer de los estados, lo que compromete su independencia y favorece la corrupción. Por eso plantea que Morena busque consensos asimismo con las organizaciones civiles y expertos”.

La mudanza de Los Pinos

En El Universal, Bajo Reserva, asegura que: “la mudanza de la familia del Presidente Enrique Peña Nieto está en puerta, nos aseguran. A tres semanas de concluir el sexenio, nos comentan que en los próximos días habrá de concluir el cambio de residencia de los hijos del Presidente de la República. En el círculo más cercano del Jefe del Ejecutivo también nos adelantan que la familia habrá de regresar a vivir a la casa de Las Lomas donde habitaban antes de que Peña Nieto comenzara su gestión. En tanto el Estado Mayor Presidencial considera que esta misma semana podría darse el movimiento de las pertenencias de la familia. Nos dicen que los hijos del matrimonio Peña Rivera aún desarrollan algunas actividades en la residencia oficial. Nos confirman que el Presidente se mantendrá en Los Pinos hasta el último día de su mandato”.

Nuevo agravio

En Milenio, Carlos Marín, escribe que: “el encono de Andrés Manuel López Obrador con las fuerzas armadas ahora se diversifica. Sin que viniera al caso, el 6 de febrero, al entonces candidato le contrarió que el divisionario Salvador Cienfuegos aceptara la distinción que pretendió hacerle la Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas: ‘¿Qué tiene que estar el secretario de la Defensa recibiendo un premio de la Universidad de Chiapas? Esa es politiquería. Que se ponga a hacer su trabajo. Lo digo de manera respetuosa. […]’. Las bases morenistas reaccionaron ipso facto y al día siguiente, en ominoso documento a su comunidad, la institución informó: ‘Atentos a las expresiones y apreciaciones que han manifestado algunos miembros de nuestra universidad, (…) hemos acordado suspender la entrega…’. Un año antes AMLO había iniciado señalamientos de supuestas ‘represiones’ y ‘masacres’ de las fuerzas armadas contra ‘el pueblo’ […]. Y en vísperas del 50 aniversario del tlatelolcazo, anunció que dará ‘un giro’ al Ejército y la Marina Armada para ‘que ya no se ocupen de las tareas que hasta ahora tienen encomendadas…’. Lo que los militares harán a partir del 1 de diciembre será informado por López Obrador mañana, pero casi un centenar con rango en las instituciones de tierra, mar y aire saben muy bien lo que no harán el día de cambio de timón presidencial: asistir a la toma de protesta en San Lázaro. Y no irán por la razón menos imaginable: fueron desinvitados. Tocó al Presidente de la Cámara de Diputados, Porfirio Muñoz Ledo, abrirles y cerrarles el acceso a la ceremonia: a principios de octubre pidió a los secretarios de Sedena y Marina una lista de mandos para enviar invitaciones y pases al estacionamiento. Así, pues, acompañando a los titulares de ambas dependencias, irían los subsecretarios, oficiales mayores, comandantes generales, inspectores y contralores, jefes de su respectivo Estado Mayor, comandantes de las Regiones Militares y Navales; los de las principales Zonas Militares, directores de Educación y de las distintas Armas y Servicios: el fiscal general militar y los titulares de Derechos Humanos, entre otros. Sin embargo, luego de dos días, Muñoz Ledo comunicó el infortunio de que no sería posible ‘atender’ a quienes había invitado porque fue modificado el ‘formato’ habitual de cada seis años. ¡Zas…!”.

Del montón

En Excélsior, Frentes Políticos, asegura que: “de entre los políticos que poco a poco fueron desechando su carisma está Javier Lozano Alarcón. Cuando militaba en el PAN llegó a tener tanto éxito que en 2013 fue el tercer político más influyente en el país. Sólo Enrique Peña Nieto y Miguel Ángel Mancera lo superaban. Pero ha perdido puntos. Tras los desencuentros con Ricardo Anaya, previo a las elecciones, el Senador renunció al partido. Declaró que el PAN había perdido rumbo e identidad bajo el mando de un ‘joven dictador’, refiriéndose a Anaya. Militaba desde el 2005 en el albiazul y ahora se afilió al todavía inexistente partido que fundarán Felipe Calderón y Margarita Zavala a partir de enero de 2019. Qué ironía, en apenas un lustro perdió tanto capital político que de estar en el top de influyentes ahora se volvió un simple lanzador de dardos envenenados en contra del futuro gobierno. Por supuesto, vía Twitter”.

‘Cambiemos la Constitución’

Raymundo Rivapalacio en El Financiero comenta que: “Si la ley se atraviesa en su camino, el próximo presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, está dispuesto a cambiarla. Por ejemplo, en materia de seguridad pública, donde López Obrador inspiró su estrategia en el modelo que se aplicó en la Comarca Lagunera en 2014, donde se creó un Mando Especial para atender las necesidades en esa región metropolitana compartida por Coahuila y Durango. Esa estrategia remplazó al Modelo Coahuila, que inició el gobernador Humberto Moreira, donde toda la seguridad pública quedó al mando de 16 jefes militares, la mayoría generales en retiro, apoyados por más de 190 militares que, recuerda Javier Garza, quien dirigió El Siglo de Torreón en los años calientes, “fue un fracaso”. “El Mando Especial es lo que más se acerca al concepto que quiere la Ley de Seguridad Interior, pero tiene su misión bien acotada y definida, ajustada a una realidad local”, agrega Garza. Tras el desastre del Modelo Coahuila, el Mando Especial llevó a un brigadier general al frente de la coordinación de las policías estatales en la región metropolitana, que abarca a dos estados, y ha dado buenos resultados. López Obrador quiere llevarla mucho más allá, en términos legales, en las 265 regiones de alta incidencia delictiva en el país, donde quiere colocar a un militar al frente de todas las instituciones de procuración y administración de justicia, con lo cual ampliaría el control militar sobre la seguridad pública y todas las instituciones vinculadas a ella, como nunca ha existido en tiempos de paz en México. López Obrador pretende que un mando militar coordine no sólo a las policías federal, estatal y, donde haya confianza, también la municipal, sino también las investigaciones y subordine a la Policía Ministerial y a los ministerios públicos federal y local. El modelo de control militar sobre todo lo que tiene que ver con la seguridad pública fue expuesto por el presidente electo en una reunión con el secretario de la Defensa, el general Salvador Cienfuegos, al detallarle los planes que tenía. El general Cienfuegos le dijo que eso no podría realizarse porque violaría la Constitución, pero el presidente electo respondió “cambiemos la Constitución”.

Neonazis en marcha por Texcoco

Julio Hernández López escribe en La Jornada que: “Una de las fotografías de la marcha por Texcoco (MpT) que más atención ganó fue la de una señora con bastón que, sonriente, sin pose combativa alguna, llevaba en la mano una hoja impresa con expresiones contrarias a los migrantes: No +, era la primera parte de la leyenda a la que, además de otras consideraciones, en tipografía menor, se agregaba: ¡Inmigrantes Indeseables! Otra caminante, corpulenta, mostró un rectángulo negro de cartón al que le faltaba un pedazo: “¿Quién mordería mi cartulina: un chairo o uno de la caravana migrante, porque resulta que ambos tienen hambre?” En el primer caso, el adverso a los ¡Inmigrantes Indeseables! se reprodujo casi en su totalidad una pancarta que usara el chileno Movimiento de Acción Nacional Socialista, MANS (@MANSCHILE_ , en Twitter), cuyo lema es Por la familia, el pueblo y la Patria, ¡siempre adelante! (https://goo.gl/WKbxUG). También proclama ese movimiento: Chile para los Chilenos. Fascista, promotor de la ideología nazi, militantemente adverso al marxismo y las expresiones políticas y sociales de la izquierda. A la pancarta chilena fascista sólo se le cambió el nombre de la organización en turno, el Movimiento Nacional Mexicano (MNM) con su emblema, el águila de uno de los momentos imperiales de nuestra historia. Lo demás es idéntico: No+: Delincuencia, Inseguridad, Tráfico de drogas, Usura, Prostitución. El mismo mensaje contra los inmigrantes indeseables y la consigna ¡Nuestro Pueblo Primero! El citado movimiento (que repartió volantes durante la marcha por Texcoco) postula que la migración es un acto de cobardía, y que México debe ser patrimonio exclusivo de los mexicanos (sólo con excepción de casos de turismo), por lo tanto, los migrantes no tienen derecho a disfrutar de los beneficios del mexicano, y menos aquellos que en vista de un mal gobierno en su país natal vienen al nuestro a querer tomar privilegios que le corresponden sólo al pueblo mexicano”.

@loscabareteros

¡Comparte!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on reddit
Share on pinterest
Share on google
Share on email
Share on whatsapp
Share on print