Tengo recursos y tiempo para romperles la madre…

¡Comparte!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on reddit
Share on pinterest
Share on google
Share on email
Share on whatsapp
Share on print

Desde la redacción de @loscabareteros ponemos a su consideración la “Columna de columnas nacional” del jueves 30 de mayo 2019. Digo con humildad: tengo recursos y tiempo para romperles la madre: Lozoya… Los casos de AHMSA y Odebrecht podrían no ser los únicos en el expediente ampliado de Lozoya que lleguen a ventilarse. Tome nota de los siguientes nombres: su excoordinador ejecutivo, Froylán Gracia y Arturo Henríquez Autrey, su director de Procura y Abastecimiento… Panama Papers, Odebrecht, OHL, Pajaritos, AHMSA y Ancira. Los ministros (los dinosaurios) y el meteorito…

 

Rayuela

“En el caso Ancira-Lozoya el ventilador comenzó a esparcir miserias a diestra y siniestra. Es un ¡sálvese quien pueda!”.

 

Emilio Lozoya, octubre 2017: “Digo con humildad: tengo recursos y tiempo para romperles la madre”

Redacción, SinEmbargo: “En octubre de 2017 Emilio Lozoya fue cuestionado sobre las acusaciones en su contra por el soborno que presuntamente recibió de la constructora brasileña Odebrecht y que fueron a parar a la campaña presidencial del PRI en 2012. “Lo digo con mucha humildad: tengo recursos y tiempo para romperles la madre”, declaró en esa ocasión. Se sentía confiado porque seis días antes se había destituido al titular de la Fepade, Santiago Nieto, quien inició la investigación en su contra”.

 

Coello involucra a Peña Nieto

Julio Hernández López, La Jornada: “De pronto se ha producido una serie de detenciones o acciones judiciales que potencian al obradorismo y reinstalan la esperanza de cambio como motor político (y electoral). La detención del empresario Alonso Ancira y la orden de aprehensión contra el ex director de Petróleos Mexicanos (Pemex) Emilio Lozoya Austin están en la cumbre de esta acometida justiciera. Además, han sido detenidos los contrapunteados jefes de los principales grupos delictivos de la capital del país (apodados El Tortas y El Jamón: directivos de la Fuerza AntiUnión y la Unión Tepito), se aprehendió al directivo de Ficrea (Rafael Olvera Amezcua) acusado de un fraude masivo contra ahorradores y el gobernador de Chihuahua, Javier Corral, ha adelantado que se está afinando el proceso de extradición de su antecesor priísta César Duarte. La acumulación de buenas noticias justicieras (a unos días de elecciones estatales, que incluirán el relevo de gobernadores en Puebla y Baja California) tendrá desenlaces disímbolos pero, por lo pronto, desentrampa al presidente López Obrador, luego de un reciente acopio de circunstancias negativas o, cuando menos, muy polémicas. Por ejemplo, es probable que no terminen siendo tan profundas las incisiones en el cuerpo hasta ahora indemne de la corrupción institucional heredada (ayer mismo, el fiscal general, Alejandro Gertz, puntualizaba que la orden de captura de Lozoya no tiene relación con el caso Odebrecht, aunque mantenía el suspenso al decir que lo visto hasta ahora no es todo lo que habrá de verse), pero también es cierto que el lance de las órdenes de aprehensión (una, cumplida en España; otra, pendiente de ser cumplida) y la recuperación del espíritu punitivo contra los grandes ladrones de la historia política reciente han ganado inmediata aceptación en amplios sectores sociales y reflotan la confianza en que la amnistía contra corruptos, anunciada y sostenida durante el primer tramo del obradorismo gobernante, dé paso a eficaces batallas judiciales que sean congruentes con el sentido de la justicia. Por lo pronto, el expediente Lozoya-Ancira ha sido escalado a niveles extraordinarios. El abogado Javier Coello Trejo, especializado en la representación legal de personajes de poder y de dinero que estén en situaciones de conflicto (en este caso Lozoya Austin) ha metido al baile del escándalo y el amago judicial ni más ni menos que al ex ocupante de Los Pinos, Enrique Peña Nieto, y a una parte de los miembros de su gabinete, es decir, a aquellos que participaron en los consejos de administración de Pemex (Luis Videgaray, Pedro Joaquín Coldwell e Ildefonso Guajardo, por ejemplo) y que, por tanto, habrían aprobado las operaciones mercantiles irregulares o francamente delictivas que ahora le son endilgadas sólo a Lozoya y a Ancira. El abogado Coello Trejo no utilizó un lenguaje atenuante o esquivo. Hizo señalamientos secos que en una nación con salud democrática estarían provocando una gran conmoción: “Citaría (a diligencias judiciales en el caso Lozoya) hasta el presidente Peña Nieto para que declare, porque no se movía una hoja si no era por instrucciones del presidente. (…) Lo único que sí sé es que muchas operaciones se hicieron con la conciencia y convicción de que el presidente las ordenó”. Como en película de mafiosos, el mensaje es claro: si Lozoya cae, o es dejado a su suerte, su jefe y ex compañeros de gabinete podrían acompañarlo en el desastre. Habrá de verse, en ese contexto, si los procesos contra Lozoya y Ancira quedan circunscritos al terreno específico de Altos Hornos y la empresa Agronitrogenados o se extienden con contundencia (no como suerte secundaria y prescindible) al terreno minado de Odebrecht, el financiamiento con dinero extranjero de la campaña presidencial de Peña Nieto y la complicidad o dirección ejecutiva de éste en las maniobras de corrupción que cumplió Lozoya”.

 

Panama Papers, Odebrecht, OHL, Pajaritos, AHMSA y Ancira: Emilio Lozoya dejó una cola muy larga

Redacción, SinEmbargo: “Apenas el pasado 22 de mayo, la Secretaría de la Función Pública inhabilitó a Lozoya por 10 años como resultado de “un cuidadoso procedimiento de responsabilidades administrativas” en donde, entre otras cosas, se detectó que se proporcionó información falsa en la declaración de situación patrimonial. Pero el ex funcionario ha sido vinculado a casos de corrupción con la empresa brasileña Odebrecht, la española OHL y con Altos Hornos de México”.

 

Los ministros y el meteorito

Salvador Camarena, El Financiero: “Cuestionado sobre el tema de “los altos salarios” de jueces, magistrados y ministros, Cossío hizo un recuento de por qué se otorga a los miembros del Poder Judicial de condiciones materiales que les posibiliten el sustraerse de asuntos mundanos, en la idea de que puedan dirimir los conflictos entre particulares, o entre el Estado y un particular, con la menor de las influencias posibles. Así lo explicó: “La vida es muy restringida, no se va a bodas, no se va a fiestas, no se va…”. -¿No tienen compadres? -No, exacto. De verdad se echa uno para atrás. Entonces sí hay restricciones. Queda claro que hay tres ministros de la Corte a los que el prurito expuesto por Cossío o no lo conocen o no lo comparten. Mario Pardo Rebolledo, Luis María Aguilar y Eduardo Medina Mora, ministros los tres, no ven conflicto alguno en departir con uno de los abogados más conocidos de México, uno que posiblemente, nunca se sabe, podría en el futuro llevar un caso choncho ante la Corte. Más supongo que estoy viendo las cosas con ojos de cambio y no con los bonitos ojos del pasado. Porque seguro que en el Estado de México en 2019 es bien normal que uno sea abogado y pueda hacer que tres ministros de la SCJN coman y beban en la mesa de uno. Esas son fiestas, xingao. ¡Que viva el papá de la novia! Mi segunda reserva es un poco más difícil de explicar. Los ve uno ahí, en las fotos, departiendo y no puede dejar de pensar en los dinosaurios. Pero no en los que convivían con los búfalos cuando los mexicanos ya eran cosmopolitas, qué va, sino en los dinosaurios que siempre fueron los priistas, incapaces de ver el cambio ni cuando se les cayó todito el sistema en el 88 o cuando los zapatistas tomaron San Cristóbal en 94. Los ve uno ahí, risueños y felices al tenor de Julio Iglesias, que dan casi envidia. Qué ganas de ser un dinosaurio que no se da cuenta de que el meteorito está por caer, que no pocas cosas han cambiado, y seguirán cambiando –con rumbo desconocido—, desde el 1 de julio. Qué sábado más agradable, qué fiesta más bonita. “Para que cuando nos vaya mal, nos vaya como hoy”, seguro que alguien pensó al brindar ese día. Si tan solo la felicidad pudiera durar para siempre. Lástima que no todo México es el Edomex. Lástima que tuvieron que volver a la realidad y ver pocos días después, en las noticias, que fue detenido uno de los suyos, y que andan persiguiendo a otro que hace no mucho iba a esos convites. Solo les queda una tranquilidad, eso sí, en caso de que AMLO vaya en serio y el meteorito del cambio llega a impactar, en una de esas algún abogado presente en esa fiesta tendrá que defender a los amigos mexicanos de Odebrecht, y en ese caso, qué buena cosa poder pasar a saludar a Medina Mora, Aguilar y Pardo Rebolledo y decirle, oye, ministro ¿te acuerdas qué padre la pasamos en el Edomex? Si esos tiempos pudieran volver”.

 

FICREA: ¿Llegó la justicia al sector financiero?

Jeanette Leyva, El Financiero: “la detención de Rafael Olvera Amezcua, el dueño de Ficrea, que defraudó no sólo a ciudadanos de a pie, sino incluso a la Arquidiócesis de Puebla, el Tribunal Superior de Justicia del Estado de Coahuila y Fondo para el Mejoramiento de la Administración de Justicia, al Tribunal del Distrito Federal vía un fideicomiso de Santander que lo tiene demandado, a la Universidad del Noreste, así como la misma hermana de Olvera Amezcua, Sandra Luz, llama la atención, ya que tiene más de cuatro años prófugo. Y llama la atención, porque una de las familias afectadas es la de Olga Sánchez Cordero, así es de la actual secretaria de Gobernación quienes fueron de los defraudados por Olvera Amezcua, y quien ha seguido de cerca otros casos que se arman actualmente por las autoridades investigadoras, especialmente de trata, tema que verdaderamente debe combatirse con más fuerza y en lo cual ha puesto su atención para que se encarcelen a estos delincuentes; pero siguiendo con el caso Ficrea se menciona que también pidió informes de cómo iba la investigación, la cual ha tenido ya años sin que lograran detenerlo, hoy está en Texas pero dependiendo el estatus migratorio y la negociación que se realice será el tiempo en que retorne a México. Pero este no es el único caso en que miles son defraudados; cada vez más se presentan denuncias de personas que son engañadas por empresas que se hacen pasar por intermediarios regulados y estafan a las personas solicitando comisiones o fianzas sin que estos casos se investiguen por nadie, y los delincuentes siguen engrosando sus bolsillos, quizás si pronto algún familiar de la actual administración es robado, veamos más acciones”.

 

Una buena noticia económica

Leo Zuckermann, Excélsior: “Agobiado por múltiples eventos que merecían ser analizados, he atrasado la publicación de este artículo donde voy a hablar de una buena noticia que pavimenta el camino a lo que sería una noticia aún mejor. Me refiero al fin de los aranceles entre Estados Unidos y sus dos socios comerciales, México y Canadá, como condición para la aprobación del nuevo acuerdo comercial de estas tres naciones: el T-MEC. En su visión de proteccionismo comercial, el presidente Trump impuso un arancel a las importaciones de aluminio y acero a su país. Para tal efecto, invocó una oscura y ambigua disposición que le da poder al Presidente de Estados Unidos para imponer aranceles por cuestiones de seguridad nacional. No exentó de la medida a México y Canadá, a pesar de seguir vigente el Tratado de Libre Comercio de América del Norte. México y Canadá no podían quedarse con los brazos cruzados. Ambas naciones tenían que reaccionar imponiendo sus propios aranceles a importaciones estadunidenses. En nuestro caso, la Secretaría de Economía, todavía durante el sexenio pasado, hizo un excelente trabajo en identificar los productos que políticamente le harían más daño a la base electoral de Trump y los republicanos. La idea era que los productores, afectados por los aranceles, presionaran a los políticos para terminar con los nuevos impuestos que perjudicaban sus ventas. Mientras esto ocurría, los gobiernos de las tres naciones finalizaron las negociaciones del nuevo tratado comercial que se firmó el último día del sexenio de Peña. Quedaba, sin embargo, la aprobación del T-MEC por parte de los poderes legislativos de los tres países. Los empresarios estadunidenses afectados por los aranceles impuestos por México y Canadá, en particular los productores agropecuarios que tienen un gran poder de cabildeo en Washington, comenzaron a presionar, de tal suerte que legisladores claves le comunicaron a la Casa Blanca que no había manera de que el T-MEC se aprobara mientras siguieran vigentes los 232 aranceles decretados por mexicanos y canadienses. Los gobiernos de esos países le informaron a Trump que, una vez que Estados Unidos cancelara el arancel al aluminio y acero, ellos harían lo propio con los que habían decretado en retaliación. Hace unos días, Trump anunció el levantamiento de aranceles al acero y aluminio a México y Canadá. Éstos, a su vez, cancelaron los que habían impuesto a EU. Una buena noticia porque eso permite que el congreso estadunidense comience el proceso de aprobación del T-MEC. A eso hay que sumar la labor de cabildeo que está haciendo el gobierno de López Obrador en conjunto con los empresarios mexicanos, en Washington. El Senado, donde los republicanos tienen mayoría, no se percibe como un problema para la aprobación de un tratado negociado por Trump. Sería una victoria para el Presidente, quien podría presumirlo en su próxima campaña de reelección”.

 

FMI: de ‘villano favorito’ a socio

Enrique Quintana, El Financiero: “Hubo un tiempo en que el Fondo Monetario Internacional (FMI) era el máximo representante de la ‘mafia del poder’, pero a escala mundial. Los movimientos de izquierda en todas las naciones; los mandatarios que reivindicaban tendencias nacionalistas; los empresarios que buscaban apoyo para los sectores productivos de la industria o el campo; hasta las iglesias de diversas corrientes, veían al FMI como el emblema del demonio. Pareciera que el mundo ya rodó, porque ayer la directora gerente del Fondo, Christine Lagarde, fue recibida con toda la calidez por funcionarios de un gobierno cuya base política siempre vio al FMI como enemigo. Pero, además, la simpatía mutua con el gobierno de AMLO de la exministra de un gobierno socialista, se hizo manifiesta en las fotos de su reunión de ayer en Palacio Nacional. ¿Quién cambió? ¿Fue el Fondo Monetario Internacional quien dio el golpe de timón o se trata de una izquierda que se parece más a la derecha que criticaba? La verdad es que cambiaron los dos poderes fácticos. Cambió la izquierda y cambió el FMI. (…) A AMLO se le pueden criticar muchas cosas. Pero debe reconocerse, como aquí le hemos comentado, que es más ortodoxo en la conducción de las finanzas públicas que muchos neoliberales. Lagarde, por su parte, pone más énfasis en los temas de inclusión, igualdad, equidad, combate a la pobreza y corrupción, que muchos políticos de izquierda. No puede uno menos que celebrar esta coincidencia. Tal vez la geometría tradicional para caracterizar a las fuerzas políticas esté quedando rebasada. Y aún no nos cae el veinte. La caracterización como izquierda, centro o derecha, es cada vez menos relevante. Las implicaciones de la gestión pública se están convirtiendo en el parámetro más importante para medir a los políticos. Por eso, los villanos del pasado hoy pueden ser socios”.

 

¿Por qué no quiere cambiar el periodismo?

Darío Ramírez, SinEmbargo: “Todo parece indicar que ni los periodistas ni los medios de comunicación de México quieren evolucionar a lo que demandaría una democracia funcional. Cada vez que se señalan problemas históricos y estructurales -como la clase política- los unos se cubren a los otros para no cambiar nada. Mientras los medios de comunicación navegan en el status quo, la misma sociedad sigue en una pasividad consumidora y fragmentada en el mosaico mediático con el pírrico poder para demandar medios que cumplan su función social. Desde hace dos décadas los homicidios de periodistas han colocado a México como uno de los tres países más peligrosos para ejercer el periodismo. Lo escribo una vez más pero ahora siento un vacío profundo dentro de cada letra de la oración anterior. El Gobierno (o los gobiernos) no han podido -y seguramente no querido- atacar de raíz la violencia contra la prensa. Diagnósticos van y vienen, pero la impunidad sigue siendo el arma más poderosa de los perpetradores. Pero dentro del espiral de la violencia está la aquisciencia de los medios de comunicación. Sí, así como lo lee. El beneplácito de los medios para que la violencia siga contra sus miembros y no demandar realmente nada a las autoridades. Simplemente su deber termina al llevar la nota del homicidio, hacer un recuento y listo, se afianza la impunidad. Los periodistas más afamados y urbanos ignoran por completo el contexto tan precario y violento en donde periodistas ejercen el oficio en zonas de guerra. En su día a día no les incumbe. (…) La gran mayoría vive del dinero público y eso es imposible de sostener en cualquier país. No solo es dañino para la independencia, sino es insostenible para la democracia. Si los medios no transitan de manera rápida a crear un modelo de negocios basado en: 1. La diferenciación del producto (no ser igual a los demás); 2. Tener un foco claro y específico en términos de información y 3. Tener claro una amplia variedad de formas de obtener ingresos más allá de la publicidad; tales como suscripciones, eventos transmedia, etcétera. Los que no lo logren deben de desaparecer. El Gobierno no puede ser el responsable de la subsistencia de medios de comunicación. Eso lo debemos de tener claro. Pero para todo lo anterior, las voluntades deben de ir por delante… “y el cubrirnos los unos a los otros” debe de ser práctica del pasado. Parecería que seguiremos olvidando lo que olvidamos en el 2000 y el cambio de régimen: la transformación del sistema de medios”.

 

Armando Guadiana y Ancira…

Templo Mayor, Reforma: “Nadie puede escatimarle al gobierno federal, y en especial a Santiago Nieto, que mérito de haber emprendido la cacería judicial de Emilio Lozoya Austin que hoy lo tiene prófugo. En aras de cuidar ese logro, sería bueno aclarar cómo está eso de que el Presidente ordenó descongelar las cuentas de Altos Hornos de México porque se lo pidió un legislador… que resultó ser el senador Armando Guadiana, excandidato de Morena a gobernador de Coahuila”.

 

Expediente Lozoya, ¿el golpe de AMLO?

Bajo Reserva, El Universal: “Hay expedientes visibles en el primer año de los gobiernos de algunos presidentes, quienes han dado golpes (o golpecitos) de autoridad en la mesa al arranque de sus administraciones. Algunos, nos comentan, han servido para decir “aquí mando yo” o enviar el mensaje de ruptura con el antecesor. El exdirector de Pemex Jorge Díaz Serrano, cercano a José López Portillo, fue a la cárcel durante el sexenio de Miguel de la Madrid. El gobierno de Carlos Salinas encarceló al líder de los petroleros Joaquín Hernández Galicia, La Quina. En el siguiente sexenio, el gobierno del presidente Ernesto Zedillo encarceló a Raúl Salinas de Gortari, hermano incómodo de don Carlos. En 2012 y con el regreso del PRI a Los Pinos, la administración de Enrique Peña Nieto detuvo a la poderosa dirigente magisterial Elba Esther Gordillo, cercana a los gobiernos panistas de Vicente Fox y Felipe Calderón. Hoy el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador va por Emilio Lozoya Austin, exdirector de Pemex y uno de los hombres más cercanos a Peña Nieto”.

 

Lozoya, lo que viene

Raymundo Riva Palacio, El Financiero: “Cuando Emilio Lozoya Thalman presentó su declaración patrimonial al llegar al gabinete del presidente Carlos Salinas como secretario de Energía, la sorpresa de quienes la revisaron fue lo rico que era. Su fortuna era superior a mil millones de pesos, producto de su actividad empresarial y de inversiones, con lo que tenía asegurado el futuro de su familia por generaciones. Ese antecedente, junto con una carrera en el servicio público intachable, era lo que durante todos estos años hicieron dudar a muchos sobre la integridad de su hijo, Emilio Lozoya Austin, exdirector de Pemex, hoy en el peor momento de su vida, al tener que enfrentar a la justicia y responder las acusaciones de corrupción sobre él y su familia. ¿Qué necesidad tenía? Por herencia y por su esposa, su fortuna le hacía innecesaria una acción de esa naturaleza. Y sin embargo, las autoridades afirman tener evidencias de ilegalidades en su proceder. (…) Los casos de AHMSA y Odebrecht podrían no ser los únicos en el expediente ampliado de Lozoya que lleguen a ventilarse. Desde finales del gobierno de Peña Nieto se investigaba a su excoordinador ejecutivo, Froylán Gracia, ante las denuncias de que cobraba sumas millonarias por citas con su jefe, como reveló esta columna en octubre de 2015. Otro de sus cercanos, Arturo Henríquez Autrey, a quien hizo director de Procura y Abastecimiento y que también estuvo en la compra de la fertilizadora, pedía regularmente a empresarios cuatro millones de pesos que, decía, eran para Lozoya. Siempre lo negó el exdirector de Pemex, quien decía que las acusaciones eran porque se habían lastimado muchos intereses. En un reporte a sus socios, la consultora Eurasia consideró que acusar a Lozoya era relativamente fácil por el cúmulo de información pública sobre él, pero observó que las investigaciones “están motivadas mayoritariamente por consideraciones políticas y es improbable que se amplíen, porque López Obrador probablemente no quiere crear una crisis lanzando investigaciones más grandes”. Es una conjetura quizás aventurada, que supone el interés político del presidente por no voltear al pasado y destapar la caja de Pandora. Sin embargo, inició un proceso difícil de detener. El pueblo quiere sangre y Lozoya parece estar decidido a dársela, si con ello sobrevive”.

 

El que nada debe…

Frentes Políticos, Excélsior: “Ese dicho mexicano aplica puntualmente a la situación por la que atraviesa Emilio Lozoya Austin, el exdirector de Petróleos Mexicanos vinculado a proceso por un fraude con la constructora brasileña Odebrecht. Olga Sánchez Cordero, titular de la Secretaría de Gobernación, reiteró que las investigaciones estaban en curso desde antes. “Ni cacería de brujas ni quinazo”, dijo. Si nada teme, ¿entonces por qué rápidamente sus abogados consiguieron un amparo? Y más inconcebible, ¿por qué la Fiscalía General de la República solicitó a la Interpol la emisión de una ficha roja para la búsqueda y localización de Lozoya en 190 países?”.

 

¿Responsabildad del Estado, Municipio o la federación?

Trascendió, Milenio: “La diputada morenista Tatiana Clouthier ve “alza alarmante” de inseguridad y violencia en las 16 alcaldías capitalinas, por lo que propone reformar la Constitución para fortalecer sus competencias en la materia y darles una figura similar a la de los municipios, que hace posible su autonomía con la descentralización de ciertas funciones de gobierno. La eterna discusión de quién es responsable de cuidarnos en la ciudad mientras se disparan los índices delictivos”.

 

El Presidente y la libertad

Héctor Aguilar Camín, Milenio: “En tema recurrente de las mesas del coloquio Desafíos a la libertad, a que me he referido en este espacio, fue la crítica a la polarización del discurso público inducido por el del presidente Andrés Manuel López Obrador. Sobre este tema cruzaron por el coloquio comentarios de Jorge Castañeda, Enrique Krauze, Ana Laura Magaloni, Federico Reyes-Heroles, Héctor de Mauleón, Valeria Moy, José Ramón Cossío, Christopher Domínguez, Guillermo Sheridan, Lisa Sánchez, José Woldenberg y Jaime Sánchez Susarrey. Un ángulo compartido por la mayoría fue la dureza del discurso presidencial, que no tiene el tono del debate democrático, sino, todavía, el del combate de campaña: ellos o nosotros. El efecto polarizador de esta dureza de la palabra presidencial apenas puede exagerarse en su impacto en los medios tradicionales ni en sus secuelas agresivas en lo que el Presidente llama “benditas redes sociales”, cuentas de Twitter, Facebook, YouTube donde el mandatario tiene muy activos partidarios que muestran su simpatía por él insultando a sus críticos. Se recordó con pertinencia que, en la batalla de la opinión pública, quien está obligado a la tolerancia es el gobierno, por la sencilla de que tiene poderes de coacción de los que sus críticos carecen.

 

Alonso Ancira, el rey del acero, muerde el polvo en la 4T

Luis Miguel González, El Economista: “Es difícil encontrar a un megaempresario más vulnerable a la furia de AMLO que Alonso Ancira Elizondo. Este hombre, en su momento, fue muy cercano a Carlos Salinas de Gortari. En ese sexenio se convirtió en billonario, entre otras cosas, gracias a la privatización del sector siderúrgico. Ahora está bajo la lupa por una operación que causó perjuicio patrimonial a Pemex. En el 2014, vendió en 475 millones de dólares una empresa chatarra que no valía más de 50 millones, según la auditoría superior. El empresario actuó presuntamente en complicidad con uno de los “villanos favoritos” del sexenio anterior, Emilio Lozoya Austin. Por si le faltara una cereza al pastel, Ancira es también enemigo del senador Napoleón Gómez Urrutia, aliado de López Obrador en el mundo sindical”.

 

@loscabareteros

¡Comparte!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on reddit
Share on pinterest
Share on google
Share on email
Share on whatsapp
Share on print