TMEC: terreno minado, escabroso y complejo

¡Comparte!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on reddit
Share on pinterest
Share on google
Share on email
Share on whatsapp
Share on print

Desde la redacción de @loscabareteros ponemos a su consideración la “Columna de columnas nacional” del jueves 04 de abril 2019. #MediosLibres presenta iniciativa ciudadana para expedir Ley General de Publicidad Oficial… TMEC: terreno minado, escabroso y complejo: Trump se rehúsa a eliminar aranceles al acero como medida previa a la ratificación. Y México aún tiene pendiente hacer realidad los cambios a leyes secundarias que homologarían su régimen laboral con lo negociado en el nuevo tratado… Ya lo hubieran querido los ‘neoliberales’…

 

Rayuela

“No hay manera de detener a la gente que huye del hambre, de la exclusión social. Atravesarán México y cruzarán la frontera a como dé lugar”.

 

#MediosLibres presenta iniciativa ciudadana para expedir Ley General de Publicidad Oficial

Artículo 19 y el Colectivo #MediosLibres escriben: “se exige al Legislativo abrogar la #LeyChayote e invita a los diversos grupos parlamentarios a apoyar y respaldar la iniciativa ciudadana de ley general para regular la publicidad oficial. Es necesario que el Legislativo dé paso a un proceso plural de parlamento abierto que lleve a una ley que reconozca los más altos estándares internacionales en la materia. Para garantizar la libertad de expresión y el derecho a la información de la sociedad se requieren criterios claros, objetivos y transparentes sobre el uso y asignación de la publicidad oficial. La iniciativa tiene como objetivos eliminar el uso proselitista de la publicidad oficial, impulsar la democratización de los medios, fomentar el pluralismo y garantizar la libertad de expresión e información en nuestro país. Luego entonces, la iniciativa: 1) Promueve la regulación de la planeación, uso y asignación de la publicidad oficial en los tres niveles de gobierno y en todas las entidades gubernamentales. 2) Obliga a autoridades, pero también a medios de comunicación y otras formas de difusión y promoción a rendir cuentas y transparentar el uso de los recursos de publicidad oficial. 3) Prohíbe y sanciona el uso propagandístico de la publicidad oficial. 4) Prohíbe y sanciona el uso de la publicidad oficial para censurar, castigar o premiar a medios de comunicación u otras formas de promoción y difusión. 5) Establece criterios de asignación de la Publicidad Oficial en función de la idoneidad del medio de comunicación u otra forma de difusión. 6) Establece topes a los presupuestos asignados para el gasto de publicidad oficial, así como un límite para los sobre ejercicios (no más de 10% de lo aprobado). 7) Establece mecanismos e instrumentos de planeación y evaluación de las estrategias de comunicación social. 8) Elimina el uso faccioso de las mediciones de audiencia, lectoría y penetración y otorga al INEGI la facultad de llevar a cabo dichas mediciones. 9)  Otorga facultades al INAI como institución encargada del control y vigilancia de la planeación, uso y asignación de la publicidad oficial. 10) Crea un fondo de fomento a la pluralidad, investigación y capacitación a periodistas.11) Fortalece la transparencia en la planeación, ejecución y evaluación de los recursos públicos en materia de publicidad oficial”.

 

TMEC: terreno minado, escabroso y complejo

Arturo Sarukhan, escribe en el Universal: “Si no se vuelve a atravesar algún imprevisto –o un arrebato de Donald Trump, ya sea cerrando algún cruce fronterizo o intempestivamente iniciando la denuncia del TLCAN– a mediados de mes podríamos finalmente ver el banderazo de salida del proceso formal de debate y, esperemos, eventual ratificación del TMEC en Estados Unidos. A más tardar el 20 de abril, la Comisión de Comercio Internacional (ITC, por sus siglas en inglés) tiene que entregar al Congreso estadounidense, con base en la ley que autoriza al Ejecutivo negociar un acuerdo comercial internacional, un informe evaluando el impacto y las implicaciones económicas que el TMEC tendrá para su país. Originalmente, con base en el cronograma previsto por dicha ley, la ITC tendría que haberlo publicado en la segunda semana de marzo, pero cortesía del cierre gubernamental propiciado por Trump, el plazo se pospuso más de un mes. Una vez enviado el informe al Congreso, la Casa Blanca podría ya someter el TMEC al Capitolio a partir de mayo. Pero nada está encarrilado o mucho menos asegurado, y hay muchos nudos gordianos que cortar para que el TMEC entre en vigor. De entrada, antes de la remisión del acuerdo comercial al Capitolio, Washington tendría que levantar los aranceles al acero y aluminio impuestos a México y Canadá, y que tanto ambas naciones como un número significativo de legisladores estadounidenses de ambos partidos han establecido como un sine qua non para iniciar su proceso de deliberación legislativa en torno al TMEC. El problema aquí es que Trump se rehúsa –no obstante el dizque garantías transmitidas por Jared Kushner en su reciente viaje a México de que ello así sería- a eliminar estos aranceles como medida previa a la ratificación. Y México aún tiene pendiente hacer realidad los cambios a leyes secundarias que homologarían su régimen laboral con lo negociado en el nuevo tratado, y que es el Rubicón que el sector sindical estadounidense y sus aliados Demócratas en el Congreso han reiterado México debe cruzar como precondición para proceder a votar el TMEC. En este sentido, en un desarrollo nada halagüeño, este lunes varios legisladores Demócratas cercanos a la central sindical AFL-CIO comenzaron a legislación mexicana en la materia es insuficiente para acatar lo estipulado en el Anexo 23 del acuerdo sobre medidas de cumplimiento laborales. (…) Pero estos no son los únicos obstáculos a una ratificación; hay dos escollos potenciales para que eso ocurra antes de las elecciones parlamentarias en Canadá en octubre y el arranque de las primarias presidenciales estadounidenses. (…) es innegable que el camino hacia la ratificación del TMEC no viene nada fácil y será, por decir lo menos, agreste”.

 

Ya lo hubieran querido los ‘neoliberales’

Enrique Quintana, escribe en El Financiero: “La política de gasto público para los dos primeros años del gobierno de la Cuarta Transformación seguramente está dando envidia a los llamados ‘neoliberales’. Los ortodoxos funcionarios del sector hacendario pugnaron casi siempre por el equilibrio fiscal, por buscar reducciones en el gasto público o aumento de los ingresos. Sin embargo, los gobiernos del PRI y del PAN, en el caso específico del gasto, se resistieron a imponer los recortes por el efecto que tendrían en la actividad económica, en la política social… y en los resultados electorales. (…) Los ‘neoliberales’, que supuestamente querían más mercado y menos Estado, gastaron más y más casi cada año. El gasto del último año del gobierno de Peña fue 121 por ciento superior al del último año del gobierno de Zedillo. Eso implica un ritmo de crecimiento anual del gasto programable del sector público de 4.4 por ciento en términos reales, cuando la economía creció menos de la mitad. Sin embargo, vale subrayar que el lapso en el que Hacienda estuvo bajo la batuta de Meade y de González Anaya, es decir, entre 2016 y 2018, hubo finalmente una reducción del gasto de 12.0 por ciento. Esa tendencia se habrá extendido al gobierno de López Obrador. De acuerdo con los Pre-Criterios de Política Económica, el gasto programable estimado para este año será 5 por ciento inferior en términos reales al registrado en el último año del gobierno de Peña. Y, para 2020, el decrecimiento será de 2.1 por ciento. Es decir, en dos años, habrá una caída del gasto de 7 por ciento. En otras palabras, hay una continuidad entre los últimos años del gobierno de Peña y los primeros de AMLO, al punto de que el gasto público previsto para 2020 será 18.1 por ciento inferior al de 2016, que fue el año en el que se llegó a un pico del gasto público en México. Como le he comentado desde hace mucho tiempo en este espacio, más que el manejo del volumen en sí mismo, lo que hace falta en México es una reingeniería del gasto. En el primer año del sexenio de Fox, el 83.6 por ciento de las erogaciones correspondía a gasto corriente. Para los primeros dos meses de este año, ese porcentaje fue de 81.3 por ciento, muy parecido. En otras palabras, tenemos hasta ahora al gobierno que ha comenzado con la mayor disciplina fiscal desde los tiempos de Zedillo… aunque eso vaya a significar también quizás, el tener el menor crecimiento económico para un arranque de sexenio, desde Fox. Es decir, en crecimiento, no habrá ninguna diferencia respecto al estigmatizado periodo neoliberal”.

 

Creciente poder verde olivo

Julio Hernández López, en La Jornada, escribe: “La gravedad de la situación nacional ha hecho a López Obrador dar un giro, antes impensable, respecto al uso de las fuerzas armadas para el combate a lo que suele llamarse el crimen organizado. Luego de una reunión con los titulares de la Defensa Nacional y la Marina en la administración peñista, López Obrador, entonces presidente electo, cambió radicalmente de posición e inició un riesgoso y, por tanto, preocupante proceso de cesión de funciones y facultades a los militares, con el general Luis Cresencio Sandoval como máximo jefe uniformado, desplazando la anterior condición igualitaria con el secretario de la Marina. El presidente de la CNDH informó a la prensa que había tenido ayer una amplia conversación con el presidente López Obrador y que en ese contexto le hizo saber la fuerte inquietud que genera la posibilidad de que un militar sea puesto a la cabeza de la Guardia Nacional. El jefe del Poder Ejecutivo fue reflexivo, pero nada dijo ni contestó en específico sobre el asunto, según la relatoría hecha por González Pérez quien, por otra parte, tal vez tuvo tiempo de conocer la postura del Presidente de la República respecto a la sucesión en la CNDH”.

 

CRE, ternas de la discordia

Marco A. Mares, en El Economista: “Las ternas de aspirantes a comisionados de la Comisión Reguladora de Energía (CRE) ya provocaron un choque de trenes. Se enfrentan el Poder Ejecutivo contra el Poder Legislativo o viceversa, el Poder Legislativo contra el Poder Ejecutivo. Se trata de un nuevo capítulo de los varios que se han escrito, incluso desde antes de que tomara posesión el actual gobierno, de una historia que registra la evidente intención de eliminar o, por lo menos, neutralizar los órganos reguladores autónomos, en general, y en particular los del sector de energía. Lo que se puede anticipar por lo pronto es que el presidente de México podrá colocar a cuatro de los siete comisionados de la CRE. Ello, independientemente de la impugnación legal que se ha iniciado. (…) El presidente López Obrador “retó” a los senadores de oposición que criticaron sus ternas enviadas para ocupar las cuatro vacantes en la Comisión Reguladora de Energía. Les pidió que las rechacen si creen que no reúnen las características para el puesto. “Si ustedes (senadores de oposición) dicen que las ternas no reúnen el perfil, rechácelas. Yo sostengo que sí y lo puedo probar, porque no sólo son buenos técnicos, sino que son gente honesta, que además es lo que más se necesita”. López Obrador aseguró que el rechazo a los candidatos se debe “a que no son achichincles, eso es lo que no gusta”. Y agregó que las críticas también se deben a que ahora los comisionados de la CRE ya no son elegidos por negociaciones entre los partidos”.

 

Ayudar a los pobres

En Reforma, Sergio Sarmiento, escribe: “en octubre del año pasado acudí a una oficina del INAPAM, el Instituto Nacional de las Personas Adultas Mayores, y una mujer de edad avanzada, que me dijo que no veía bien, me pidió que la ayudara a llenar su formulario de registro. Cuando llegué a la sección sobre si la solicitante era beneficiaria de programas sociales, le leí la pregunta. Ella primero no la entendió. “¿Recibe usted dinero de algún programa de gobierno?”, le expliqué. ‘Sí’, me respondió. ‘¿De cuáles?’. ‘Me da dinero Andrés Manuel -dijo- y también Sedesol’. Más de una década después de haber dejado la Jefatura de Gobierno del Distrito Federal, los beneficiarios de la ayuda a adultos mayores de la capital seguían considerando el recurso como una dádiva personal de López Obrador […]. El actual Presidente mantiene la idea de que gobernar es repartir dinero […]. Ayer el Presidente señaló que 7 millones de adultos mayores están recibiendo el subsidio, aunque 8 millones tendrían derecho a él por lo que el gobierno está buscando a los que faltan. El subsidio es universal […]. López Obrador dijo ayer que 13 millones de personas están recibiendo alguna ayuda del gobierno federal. Si no son adultos mayores, son jóvenes con becas, personas discapacitadas o miembros de algún otro grupo. El proyecto es subir esta cifra a 20 millones. Con este aumento el gobierno estaría dando dinero a casi todas las familias de un país de 129 millones de habitantes. Y la experiencia nos dice que si el abuelo recibe dinero de un político o partido, toda la familia votará por ellos. López Obrador busca un sistema más eficiente de entregar las ayudas. Ha descartado utilizar instituciones o intermediarios, como Antorcha Campesina o las asociaciones que manejan estancias infantiles y refugios de mujeres violentadas. Quiere entregar el dinero directamente a la gente […]. El propio Presidente no se hace ilusiones de que estos programas puedan acabar con la pobreza […]. Quiere un sistema más eficiente de repartir dinero, pero también una forma de fortalecer su control político a través de la compra de lealtades. Esto permitiría que la Cuarta Transformación pudiera mantenerse en el poder por lo menos tanto como el viejo PRI”.

 

¡Bájele dos rayitas a su presidencia!

Excélsior, Francisco Garfías, escribe que: “Martí Batres nunca va a olvidar la revolcada que le puso ayer Dante Delgado por el ‘desaseado’ proceso que se utilizó ayer en la sesión del Senado que discutió el tema los aspirantes a la Comisión Reguladora de Energía (CRE). Y es que el moreno Presidente de la Mesa Directiva parecía el dueño del circo. Validaba a su criterio los documentos, imponía, amonestaba, se adueñaba de los turnos de los oradores. Manipulaba a su antojo, sin considerar las ruidosas protestas de la oposición y hasta exigía ‘respeto a la presidencia’ […]. Impuso un documento con firma dudosa, pero se negó a incorporar una propuesta del panista Damián Zepeda para presentar, ante la Corte, una controversia constitucional sobre la inclusión de aspirantes a la CRE, ya rechazados, pero en ternas integradas en forma diferente […]. Dante lo paró en seco desde su escaño. Le dijo que era un ‘exceso’ que Martí Batres fuese tan gentil con Martí Batres. Lo regañó por no haber convocado a la Mesa Directiva y por haber actuado ‘al margen de la legalidad’. Hasta puso en duda su comportamiento. ‘¡Bájele dos rayitas a su presidencia! Usted ha sido particularmente ofensivo con quienes lo llevamos a ese encargo’, insistió. AMLO no cree en la división de poderes. Mucho menos en los contrapesos. Por eso desmantela los órganos autónomos. Al repetir las ternas con los aspirantes que ya habían sido rechazados por el Senado se burló del Poder Legislativo. Lo hizo a sabiendas de que después del nuevo rechazo, él designaría a los comisionados. Pero a los morenos no las salió limpia la jugada. La senadora del PAN Kenia López exhibió en plena sesión copias de dos oficios con la firma de la senadora Sasil de León, coordinadora del PES en la Cámara alta. Uno validaba la postura de Batres de votar ese mismo día a los comisionados y el otro traía el rechazo a las intervenciones abusivas de Trump en asuntos de México. La bronca es que la rúbrica era radicalmente distinta en uno y otro documento […]. Consultamos con el senador Miguel Mancera, ex procurador de la Ciudad de México, sobre el mencionado desaseo. Nos dijo que puede configurarse un delito: falsificación de firma y uso del documento apócrifo”.

 

Bateador emergente para la CRE

El Universal, Bajo Reserva, asegura que: “muchísima prisa había en el Senado por levantar la votación de los cuatro comisionados de la Comisión Reguladora de Energía, la CRE, por la indicación que llegó a la bancada de Morena desde el mismísimo Palacio Nacional. Nos explican que la mayoría se impuso la víspera en la Comisión de Energía de la Cámara de Senadores, donde los morenistas arroparon los perfiles reciclados propuestos por el Jefe del Ejecutivo. Esa mayoría, nos mencionan, llevó a votación las ternas a sabiendas de que serían desechadas a falta de mayoría calificada y ello dejó abierto el camino para que Andrés Manuel López Obrador designe en forma directa a los comisionados, sin compartir la responsabilidad de esos nombramientos. AMLO entrará de bateador emergente para un jonrón bajo su propia responsabilidad. Al final, nos comentan, la oposición dejará en el mandatario el costo político…”

 

Revocación en tiempos de López Obrador

En Milenio, Héctor Aguilar Camín, escribe que: “uno diría que la utilidad de la figura de revocación de mandato es que se trata de un recurso constitucional para suplir a un gobierno catastrófico. El postulado implícito de la figura es suplir a un gobierno que fracasa y al que rechaza la nación. El postulado implícito en la propuesta del Presidente Andrés Manuel López Obrador es el contrario. Se trata de un gobierno que está en el clímax de su aprobación y que espera conservarla dentro de tres años. La lógica política de su propuesta es que no se someterá realmente a la revocación, sino a la ratificación de mandato para un gobierno exitoso. López Obrador irá a la revocación no para poner en juego su continuidad, sino para ganar su permanencia, tal como dice la iniciativa de ley. Y para ampliar su mayoría, su fuerza y su poder. Es posible que López Obrador se equivoque en sus cálculos y que a la hora de la prueba trienal su aprobación haya disminuido y se enfrente al riesgo implícito en el mecanismo: unir a la oposición contra el gobernante en funciones para quitarlo. Después de todo, López Obrador ganó por 53 por ciento de los votos contra 47 de sus opositores. Sus opositores unidos no tendrían sino que mejorar tres puntos para empatarlo y cuatro para derrotarlo. Puede suceder lo contrario, López Obrador puede conservar su aprobación actual dentro de tres años y obtener una victoria aplastante que arrastre la elección del Congreso y las elecciones locales de todo el país, consolidando así, con votos frescos, una hegemonía democrática de mayoría calificada, sin necesidad de alianzas, en todas partes. Si esto sucediera al cumplirse la mitad de su mandato, ¿cuál sería la razón para no seguir de frente hacia la reelección en 2024? No habría sino dos razones: una, el tabú antirreeleccionista, cuya violación podría quitarle apoyo; dos, su decisión personal, de la que ha dejado constancia en un documento firmado cuya existencia misma es una anomalía, un surtidor de incredulidades. La revocación de mandato en 2021 sería igual de preocupante si el Presidente pierde y tiene que irse, y si el Presidente gana, y quiere quedarse de más”.

 

Odio irracional

En Excélsior, Yuriria Sierra, escribe que: “el peor error[…] es comprar alimento para el odio. Pero hay quien lo hace todos los días […]. Desde quienes se pelean a bordo del transporte colectivo hasta quienes escriben un tuit para burlarse de las tragedias ajenas. También hay quienes descalifican con adjetivos por no compartir ideas a quienes legislan a favor de la brutalidad. Todo comienza ahí, en aquellos que dedican tiempo y esfuerzo en abrir una cuenta como #MeTooHombres porque no son capaces de entender la complejidad de la violencia que vivimos las mujeres todos los días y les resulta inaceptable que antes que de ellos, hablemos de las nueve mujeres que mueren a diario en nuestro país, según cifras de la propia ONU […]. De igual forma he contado ése otro, ése que llega por la vía institucional, la que tendría que estar blindada de emociones: Donald Trump reiterando una y otra vez su decisión de cerrar la frontera, de tratar a los migrantes como ciudadanos de segunda. Hay naciones como Brasil en donde ha sido borrado de su agenda social todo lo que tiene que ver con la comunidad LGBT porque así lo decidió su presidente, Jair Bolsonaro. En Brunei, por ejemplo, se ha aprobado una legislación para el odio, la que desde ayer condena con lapidación a cualquier persona homosexual o infiel.[…] ¿De verdad éste es el mundo en que vivimos? […]. Es labor de todos: de quien se levanta todos los días y saluda su vecino o al desconocido que pasa frente a su casa, hasta de quien le dirige un mensaje a su nación. Todos debemos encontrar las mejores vías para abrazarnos, para entendernos, para aprender a vivir con nuestras diferencias; porque justo ahí está una de las mayores ventanas de oportunidad para asegurar un mejor futuro, uno que no dependa de decisiones de unos cuantos […]. Nos queda claro que siempre habrá quienes busquen capitalizar el odio, incluso electoralmente, pero permitirlo es comprar un boleto hacia la destrucción, la propia y la de quienes amamos”.

 

Seres Humanos

En Milenio, Carlos Puig, escribe que: “ayer escribí aquí una línea que causó algunas reacciones. Sobre el nuevo esfuerzo para dignificar, por fin, a las trabajadoras del hogar, afirmé que a diferencia de la conversación de la comentocracia mexicana que ve con escepticismo lo que está sucediendo, expliqué que el problema no es el de la comentocracia, que vive en zonas urbanas, en las principales ciudades del país, sino en ciudades medianas y pequeñas y en zonas rurales, donde el trabajo doméstico es una nueva esclavitud. Ayer hablé con Juanita Cruz, hoy líder de Tzome Ixuk, una organización que trabaja por los derechos de las trabajadoras del hogar, contra la violencia entre las mujeres en Las Margaritas, Chiapas. Juanita nació en una finca, trabajó gratis para los terratenientes de niña, a los 13 llegó a la cabecera municipal como trabajadora doméstica por 25 pesos al mes, a veces con descuentos si los patrones le compraban ropa. A los 18 se hartó. A los 19 fundó una cooperativa para dejar de depender de los patrones con otras trabajadoras, un molino, para hacer tortillas. Hoy encabeza un movimiento para dignificar a mujeres que hoy, sí, hoy, 2019, viven aún ahí, lo que ella vivió […]. Juanita, después de muchos años de lucha y organización, me relata que algunas trabajadoras hoy ganan 2 mil pesos al mes, cuando la mayoría ganaba mil, otras, aún nada. Cuando Juanita habla con los empleadores, algunos entienden, otros, los más, se enojan, porque, dice Juanita, ‘les estamos diciendo sus verdades’. Ella les repite el lema de la organización: ‘Todos somos seres humanos’. Ayer escribí aquí que el piloto del IMSS para dignificar el trabajo del hogar remunerado necesita de tripulación comprometida. ¿Qué tal si empezamos en Las Margaritas? Porque esto era de primero los pobres, ¿o no?”.

 

Números rojos

Excélsior, Frentes Políticos, asegura que: “no le ha ido bien a Margarita Zavala en su intento por hacer de México Libre un partido político, requería 230 mil firmas de apoyo, y antes de conseguirlas llegó al cuarto de millón de firmas, para que no se permita su registro. Por tercera ocasión, el TEPJF ordenó recalcular la multa impuesta a Zavala por las irregularidades que cometió en la obtención de firmas para registrar su candidatura independiente en 2018. La primera sanción fue ridícula, 3 mil 240, posteriormente la Sala Especializada recalculó la multa y la elevó a 201 mil 500 pesos. Zavala volvió a impugnar y la multa quedó en 80 mil 600 pesos, cifra que tampoco le gustó. Entre más insiste, más caro le va a salir”.

 

Ausencias

Reforma, Templo Mayor, asegura que: “en estos días en que los contrapesos al poder presidencial brillan por su ausencia, los gobernadores andan buscando la manera de tener -en conjunto- un mayor peso político ante Andrés Manuel López Obrador. De ahí que el PAN presentó en el Senado una iniciativa que los priistas ven con muy buenos ojos: darle a la Conferencia Nacional de Gobernadores rango constitucional. Los más interesados en que esto pase, por supuesto, son los mandatarios que no forman parte de Morena y que se saben muy vulnerables ante el Jefe Máximo. No está claro si el gobierno federal y los legisladores morenistas apoyarán esta maniobra para empoderar a los gobernadores y, sobre todo, a cambio de qué. Casualmente el queretano Francisco Domínguez no ha podido rendir protesta como Presidente de la Conago porque López Obrador nomás no le da fecha para recibirlo”.

 

Reaparición

Milenio, Trascendió, comenta que: “vaya reaparición la de Barack Obama en Sevilla, donde participó en el Consejo Mundial de Viajes y Turismo, pues no se ahorró conceptos duros que solo tuvieron un destinatario: su sucesor en la Casa Blanca. Censuró ‘recetas del pasado’, ‘levantamiento de muros’, ‘xenofobia’ y ‘nacionalismos’, todos dardos cuyo blanco fue Donald Trump, durante un encuentro en el que también fueron oradores el Presidente español, Pedro Sánchez, y la anfitriona del acto, la mexicana Gloria Guevara”.

 

@loscabareteros

¡Comparte!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on reddit
Share on pinterest
Share on google
Share on email
Share on whatsapp
Share on print