¿Y si reprimen los bloqueos?

¡Comparte!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on reddit
Share on pinterest
Share on google
Share on email
Share on whatsapp
Share on print

Desde la redacción de @loscabareteros ponemos a su consideración la “Columna de columnas nacional” del lunes 04 de febrero 2019. ¿Y si reprimen los bloqueos?: El reto mayúsculo que enfrenta López Obrador es concitar la voluntad de los que tienen y los que no tienen para reparar el daño histórico sin que en el proceso de hacerlo nos provoquemos todos un mayor quebranto… Un capitalismo dinámico, pero ¿legítimo?: hoy la pobreza ya puede y debe ser erradicada, pero de ninguna manera eso puede ocurrir bajo el actual modelo de concentración acelerada de la riqueza y ampliación de la brecha de la desigualdad. En México, el nuevo gobierno se encuentra en una maraña de tensiones.

Rayuela

“De nada sirve que Movilidad capitalina recete aspirinas para la jaqueca. Mientras, peatones y usuarios pagarán las consecuencias”.

¿Y si reprimen los bloqueos?

Jorge Zepeda Patterson, en SinEmbargo, escribe lo siguiente: “El lema “primero los pobres” con el que López Obrador llegó a Palacio Nacional ha provocado un efecto expansivo en las aspiraciones de la clase trabajadora. Sindicatos, gremios y comunidades le están tomando la palabra y comienzan a actuar en consecuencia. En las últimas semanas la CNTE, el sindicato disidente de maestros, decidió resolver de una vez por todas las muchas reivindicaciones pendientes, los sueldos atrasados y bonos retenidos por las autoridades del Gobierno de Michoacán. La vía de presión ha sido poco menos que una pistola en la sien sobre la economía de la región, al bloquear vías de ferrocarril y algunas carreteras, oficinas públicas, bancos y la suspensión total de clases. La negativa tajante de parte del Gobierno federal de evitar el uso de la fuerza para liberar los bloqueos y su disposición para ayudar económicamente al gobernador está permitiendo, todo indica, resolver pacíficamente el conflicto. Al menos en esta ocasión. El problema es que habrá muchas otras ocasiones y esto apenas comienza. Una porción de la industria maquiladora en el norte está paralizada por el estallido de huelgas con pliegos petitorios de incremento salarial hasta por 20 por ciento. La CNTE en Oaxaca ya comenzó a bloquear caminos para exigir la resolución de sus agravios. No es un escenario improbable que el país se convierta en un territorio minado por un sin fin de conflictos. El descalabro puede ser prohibitivo para una economía que ya de por sí difícilmente crecerá de acuerdo a las expectativas o las necesidades de la población. Por no hablar de la crisis política que puede generar el riesgo de un enfrentamiento violento o simplemente por la exasperación de la iniciativa privada ante el bloqueo reiterado de sus negocios y propiedades (desde fuga de capitales hasta el boicot fiscal y económico, por no hablar de acciones más siniestras). Para muchos lo único que puede evitar bloqueos y huelgas es el endurecimiento de las leyes y, sobre todo, la intervención del Gobierno para impedir por la fuerza tales incidentes. Pero está claro que esa no es una alternativa para López Obrador. Me parece que tiene razón. Y por varios factores. Primero, porque los motivos de los sectores populares son legítimos. En efecto, a lo largo de los últimos lustros los trabajadores han perdido poder adquisitivo. El crecimiento anual del PIB per cápita ha sido menor al 1 por ciento (0.9), pero eso solo es una parte de la tragedia. Lo peor es que ese crecimiento no ha sido “per cápita”, porque en realidad el grueso se acumula en la cúspide de la pirámide social, en determinadas regiones y en los sectores punta. Puede parecer excesiva la petición de un incremento al salario de 15 o 20 por ciento por parte de los trabajadores de la maquila cuando tenemos tasas de inflación de 5 por ciento, pero es una exigencia que intenta reparar rezagos acumulados a lo largo de varios años. Segundo, esos sectores entienden que hay un cambio en la correlación de fuerzas que les permite, por fin, plantear esos reclamos. Las expectativas generadas por un Gobierno que se declara a favor de los pobres no pueden ser desinfladas por un simple llamado a la paciencia. Antes incluso, durante el sexenio de Peña Nieto, muchas comunidades mostraban ya un alarmante nivel de exasperación, en ocasiones violento, fruto de la frustración acumulada. Tal impaciencia se ha acentuado como resultado de las expectativas de cambio del Gobierno de la 4T. Los que se sienten oprimidos o vejados ya no van a seguir esperando. En ese sentido, reprimir por la fuerza los intentos que realicen para conseguir lo que consideran es su derecho, puede provocar una violencia social de pronóstico reservado. Habría que entender que el voto mayoritario por López Obrador es la expresión pacífica de esa impaciencia por parte de la mayoría; si no se reacciona a ella la siguiente expresión no será tan pacífica. Quizá haya llegado el momento de que el resto de la sociedad civil, la iniciativa privada, las clases medias y altas nos preguntemos qué podemos hacer para resolver las causas del malestar y no solo pedir mano dura para reprimir las expresiones de ese malestar. (…) El reto mayúsculo que enfrenta López Obrador es concitar la voluntad de los que tienen y los que no tienen para reparar el daño histórico sin que en el proceso de hacerlo nos provoquemos todos un mayor quebranto”.

Un capitalismo dinámico, pero ¿legítimo?

Lorenzo Meyer, en EL Universal, escribe lo siguiente: “Por un lado, una curiosidad que aparece en la prensa norteamericana: un multimillonario de Chicago, Kenneth C. Grin, que prosperó con los llamados fondos de alto riesgo (hedge funds), acaba de adquirir en Nueva York el departamento más caro de la historia de Estados Unidos: un penthouse, aún sin terminar, en una torre de 79 pisos en Central Park South, en Manhattan —construida tras desalojar a inquilinos no muy ricos—, por 238 millones de dólares. Lo que llamó la atención del periodista es que el magnate de 50 años no va a vivir ahí y que ha acumulado residencias por un valor de 700 millones de dólares, donde exhibe, entre otras cosas, dos cuadros —uno de Pollock y otro de Kooning— por los que pagó 500 millones de dólares, (The New York Times, 24/01/19). Claro, el Sr. Grin, que posee una fortuna de 10 mil millones de dólares, también ha hecho donativos sustanciales a museos y universidades (ricas). Para el periodista, Grin es un ejemplo del estilo de vida que hoy permite la acelerada concentración mundial del capital. La segunda noticia —la otra cara de la moneda del capitalismo actual—, la da Oxfam: el ingreso de la mitad más pobre de la población mundial —3,700 millones de personas— es igual a la riqueza acumulada por los 26 personajes más ricos del mundo. La concentración mundial del ingreso crece al mismo ritmo que la desigualdad social. Otra forma de ver el mismo fenómeno es esta: el 82% de la riqueza generada en el mundo el año pasado fue a parar a manos del 1% más opulento de la población mientras que el 50% más pobre permaneció como ya estaba (Oxfam, “Bienestar público o beneficio privado” 02/01/19, www.perl.com). Estos datos y otros similares los presentó Oxfam justamente en el llamado Foro Mundial de Davos, en los Alpes suizos y donde anualmente se reúnen los grandes potentados del mundo a discutir los grandes problemas mundiales desde su perspectiva. Enfocando desde el mismo ángulo a la situación en casa, resulta que en 2018 y en México, la fortuna de Carlos Slim aumentó en 12 mil millones de dólares respecto del año anterior, lo que la hace equivalente a la que tenían los 60 millónes de mexicanos menos afortunados –la mitad de nuestra población que se encuentra en el fondo de nuestra pirámide social. Esto significa que a nivel local simplemente se está repitiendo el fenómeno mundial (www.animalpolitico, 29/01/19). Los organizadores del amable y selecto encuentro de los grandes capitales del mundo en Davos, consideraron adecuado, quizá para mostrar una pisca de pluralidad, que la revista Time incluyera entre sus conferencistas a un joven (30 años) historiador holandés, Rutger Bregman, especialista ¡en pobreza y desigualdad! Bregman se ha hecho notar por los argumentos a favor de un ingreso básico garantizado para todos los ciudadanos, (Utopía para realistas, Barcelona: Salamandra, 2017). El invitado de Time, sin informar previamente a los organizadores, decidió que debía centrar su ponencia en “el elefante en la sala”, o sea, que debía mencionar la soga en casa de los que temen a la horca. Lo que hizo fue abordar un problema del que los opulentos prefieren que no se hable en público: lo saludable y necesario para la salud de las sociedades que resultan los esquemas de los impuestos progresivos a las ganancias del capital. La tesis de Bregman, de Oxfam y de muchos otros, es simple: si los súper ricos de este mundo son lo que son, acumulan cada vez más riqueza y la brecha social se hace cada vez más grande, ello se debe a que los Estados han decidido no cobrarles los impuestos que deberían y que, al contrario, como lo demostraron las recientes reformas sociales de Donald Trump en Estados Unidos o de Emmanuel Macron en Francia, por ejemplo, han decidido bajarlos para, supuestamente, alentar la inversión. La conclusión de los argumentos de Bregman es simple y contundente: hoy la pobreza ya puede y debe ser erradicada, pero de ninguna manera eso puede ocurrir bajo el actual modelo de concentración acelerada de la riqueza y ampliación de la brecha de la desigualdad. En México, el nuevo gobierno se encuentra en una maraña de tensiones. Y una parte de esas tensiones tiene su origen precisamente en un esfuerzo, bastante modesto, por detener la creciente brecha entre pobres y ricos. Y es que ese esfuerzo debe hacerse sin alterar lo que Bregman considera necesario alterar: la estructura impositiva. Para llegar al poder, Andrés Manuel López Obrador debió apaciguar a una derecha que desde 1986 había hecho todo lo posible —legal e ilegalmente— para impedir o reconocer un triunfo electoral de la izquierda. Por eso tuvo que comprometerse a no aumentar los impuestos. Sin embargo, por otro lado, con una deuda equivalente al 45% del PIB y una recaudación fiscal que apenas llega al 17% de ese PIB, se quiere garantizar un ingreso modesto a personas de la tercera edad y discapacitadas, dar becas a estudiantes y a jóvenes que acepten trabajar como aprendices, ofrecer precios de garantía a agricultores, construir nuevas universidades, infraestructura, etc. En fin, que la pugna mexicana por el papel del estado en la redistribución de los recursos generados por el proceso productivo, es sólo un capítulo de una contienda mucho mayor y que ya caracteriza a este inicio del siglo XXI”.

La apuesta de Durazo

En Milenio, Carlos Puig, escribe que: “el Secretario de Seguridad Pública y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo, entregó al Senado la Estrategia Nacional de Seguridad Pública para este sexenio. En 81 páginas está el más completo inventario de cómo se propone el gobierno enfrentar el que, creo, es el más grave problema del país. Están ahí, mejor explicados que antes, los porqués y el razonamiento detrás de la Guardia Nacional, la necesidad de terminar con la prohibición de algunas drogas, el ya no ir tras capos y cárteles sino centrar la atención de delitos que afectan a los ciudadanos, la relación de la federación con los estados y municipios, un nuevo modelo policial, el esquema de prevención, el énfasis en atacar las estructuras financieras de las organizaciones delictivas… Muchas páginas del documento serán celebradas por organizaciones y especialistas que han criticado lo hecho en los últimos 12 años frente a la nueva visión que establece el documento; muchas páginas serán criticadas y la mayoría provocarán preguntas sobre los cómos y, sobre todo, con qué, es decir, donde está el presupuesto –no está en el aprobado para este año– que pueda hacer cumplir tantas cosas mencionadas en la estrategia, cosas que cuestan dinero. Por lo pronto, pienso que la mayor incógnita del documento está en la insistencia que en el fondo del problema, que, en sus raíces, hay un elemento que poco tiene que ver con policías, fiscales o jueces. Que nuestra tragedia de inseguridad y violencia reside… sí, también, en el neoliberalismo: Dice: ‘En el ciclo neoliberal el poder público no solo abandonó a su suerte a la población para ponerse al servicio de las grandes fortunas nacionales y extranjeras, sino que, en conjunto con los poderes económicos, emprendió desde hace tres décadas un sistemático adoctrinamiento de la sociedad para orientarla hacia el individualismo, el consumismo, la competencia y el éxito material como valores morales supremos, en detrimento de la organización gregaria, los valores colectivos, el bien común y los lazos de solidaridad que han caracterizado a la población mexicana y que hunden sus raíces históricas en el modelo civilizatorio mesoamericano…’. ¿Será que eso lo explica todo?”.

Búsqueda de personas desaparecidas

Milenio, Trascendió, asegura que: “el Presidente, Andrés Manuel López Obrador, atestiguará la presentación de la Estrategia Nacional de Búsqueda de Personas Desaparecidas. El anuncio lo realizarán la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, y el Subsecretario de Derechos Humanos de esa dependencia, Alejandro Encinas, en la conferencia mañanera. Más tarde iniciará, ya en la Segob, la recepción de solicitudes de quienes buscan encabezar la Comisión Nacional de Búsqueda, que quedó acéfala en enero tras la renuncia de Roberto Cabrera”.

Echando Chispas

Reforma, Templo Mayor, asegura que: “no fuera porque es inflamable, los gasolineros mexiquenses estarían echando chispas contra el gobierno federal. Y no es para menos, pues la escasez de combustible agotó sus reservas de paciencia. Mientras los funcionarios soltaron las campanas al vuelo y anunciaron que había terminado la crisis, los empresarios -y sobre todo los consumidores- padecen tooodo lo contrario. Según sus cifras, la mitad de las estaciones de servicio en la entidad siguen cerradas por falta de abasto y las pérdidas ya superan los mil 500 millones de pesos. De ahí que dicen que a las autoridades federales les falta no sólo Premium, Magna y Diesel, sino también ¡tantita sinceridad!”.

Hasta para AMLO hay ‘kryptonita’

En Milenio, Carlos Marín, escribe que: “lo dice repetidamente y tan en serio que pone los pelos de punta: ‘El que lucha por la justicia no tiene nada que temer…’ […]. No lo amilana siquiera la reciente amenaza en una manta que un grupo huachicolero del crimen organizado […] dejó en una camioneta con supuestos explosivos en Salamanca, Guanajuato. ‘No vamos a caer en ninguna provocación, no vamos a hacer caso a ningún acto de intimidación, tenemos nuestra conciencia tranquila’, arguye. De su confianza en que puede andar como Pedro por su casa son muchas las voces que desde que andaba en campaña se han levantado para que tenga un equipo profesional de protección, si no tan aparatoso como el extinto Estado Mayor Presidencial, cuando menos eficiente y suficiente. Entre las voces alzadas en tal sentido ha estado la de su esposa, Beatriz Gutiérrez Müller, pero AMLO es obstinado, terco, tozudo […]. Centenares de policías y soldados; jueces y magistrados, agentes del MP, procuradores y subprocuradores implicados en ‘la lucha por la justicia’, han terminado asesinados, y aun los superhéroes de las historietas tienen su talón de Aquiles, y Superman le tiene pavor a la kryptonita. Falso en absoluto que el pueblo que dizque lo ‘cuida’ sea ‘bueno’ y ‘sabio’. La generalización es tan temeraria como cándida que incluye no solo a decenas de miles de rateros de todo tipo de objetos y dinero; asaltatrenes, autobuses de pasajeros y huachicoleros, sino asesinos que en pandillas tumultuarias perpetran linchamientos. Entre los requisitos para ser Presidente de la República no figuran, dicho sea de paso, la valentía, la honradez, la ‘austeridad republicana’ ni la ‘pobreza franciscana’ invocadas por López Obrador, cuyo pregón ‘el que lucha por la justicia no tiene nada que temer’, por más que así lo crea, suena a bravuconada, a fanfarronería, a arrogancia, a charlatanería…”.

Pagan cover para oír a AMLO

El Universal, Bajo Reserva, asegura que: “en Córdoba, Veracruz, hubo una gran expectativa por ver al Presidente Andrés Manuel López Obrador y se dieron diversas situaciones: desde personas que esperaron más de 12 horas en el parque 21 de Mayo, hasta otras que pagaron mil pesos para oír al mandatario. En el tradicional restaurante Los Portales, frente al parque, desde el sábado se vendieron boletos para desayunar con un costo de 250 pesos por persona. ‘Están haciendo su agosto’, dijo una comensal que frustrada no pudo subir al balcón del tradicional restaurante porque toda los boletos fueron vendidos. Así, una mesa de cuatro integrantes tenía que pagar un mínimo de mil pesos para poder escuchar al Presidente y desayunar. ¿Habrá valido la pena el pago?”.

Viajero

Excélsior, Frentes Políticos, asegura que: “las palabras de Silvano Aureoles no se las cree ni él. Después de que el Gobernador prefirió irse a Europa antes que resolver un conflicto magisterial que paralizó a decenas de trenes que en tres semanas no pudieron cruzar Michoacán, ahora quiere recomponerse. ‘No les vamos a quedar a deber nada, somos aliados del magisterio michoacano y seguiremos luchando para que se sigan mejorando sus condiciones’. Argumenta que paga errores de otros gobiernos y que está listo para atender las solicitudes que le hagan llegar. Se dice muy arrepentido, pero mientras la economía se derrumbaba en toda la región, él se paseaba por Europa. Ya ni la hace”.

Pemex y las mujeres

En El Universal, Héctor de Mauleón, escribe que: “en Guanajuato, los asesinatos de mujeres subieron de manera drástica en los municipios por donde atraviesan los ductos de Pemex. En esa zona, dos grupos criminales, el Cártel de Santa Rosa de Lima, CSRL, y el Cártel Jalisco Nueva Generación, CJNG, están enfrascados en una guerra feroz por el control del territorio y la millonaria ‘ordeña’ de hidrocarburos. Esa guerra se extendió al cuerpo de las mujeres. En 2017, el cártel que lidera José Antonio Yépez Ortiz, alias ‘El Marro’, le declaró la guerra a Nemesio Oseguera, ‘El Mencho’, líder del Cártel Jalisco. Ese año, los asesinatos de mujeres sumaron 171. Doce meses después la cifra ascendió a 326. De acuerdo con la investigadora María Salguero, creadora del mapa del feminicidio en México, el delirio de sangre del huachicol convirtió Guanajuato, el año pasado, en un cementerio de mujeres. Comenzaron a aparecer acribilladas, calcinadas, torturadas, atadas con cinta industrial. Las colocaron en posiciones ultrajantes. Las tiraron en caminos de terracería. Les dieron el tiro de gracia. Las asesinaron al lado de sus parejas sentimentales, y también como parte de ejecuciones múltiples que muchas veces acabaron con familias enteras […]. De acuerdo con Salguero, en 2018, 151 mujeres murieron por armas de fuego. 65 fueron asesinadas por sicarios o comandos. 64 perdieron la vida al lado de un hombre cercano a su entorno. 54 murieron en multihomicidios; a 32 les dejaron mensajes escritos; a 18 las torturaron […].  De acuerdo con la investigadora, ‘una forma de hacer daño al enemigo es asesinando también a sus mujeres’. La ONU ha identificado un patrón en escenarios de conflicto armado: el aumento exponencial en la violencia las termina arrasando. Según el Protocolo latinoamericano de muertes violentas de mujeres por razones de género, en las zonas de conflicto la mujer se vuelve recompensa, arma de guerra, una forma de poseer al contrario. Esa forma de posesión se caracteriza por una gran violencia para causar la muerte, por la exposición del cuerpo en lugares públicos, y con mensajes explícitos; por la presencia de manipulaciones denigrantes y humillantes; por mutilaciones; por la posición del cadáver en actitudes vejatorias; por la existencia de violencia sexual. Como en los ductos de Pemex y las mujeres asesinadas”.

La vida oculta por las mañaneras

En Excélsior, Jorge Fernández Menéndez, escribe que: “en el torbellino noticioso que ha sido este inicio de sexenio, dos meses que parecen dos años, muchas cosas, muchos cambios, avances y retrocesos pasan desapercibidos en un ciclo de noticias que difícilmente perdura las 24 horas. Ya que el Presidente López Obrador ha tenido la bondad de dejarnos dos días sin conferencias mañaneras, vamos a tratar de recapitular algunos de estos temas. Primero, la falsa austeridad. Mientras en el Congreso se da una de las principales batallas políticas por el futuro de la Guardia Nacional y la prisión preventiva […], desde el gobierno se ha dejado en el abandono total a la única institución policial federal que sí existe, la Policía Federal y a sus miles de elementos […]. Y estamos hablando de 40 mil elementos, donde sin duda habrá algunos malos, pero la mayoría son policías de formación que han servido por años al país y que el Estado no puede simplemente tratar peor que a delincuentes. El censo. El gobierno federal ya tiene censados a 22 millones de mexicanos para sus programas sociales. No utilizó los censos de beneficiarios anteriores, ni federales ni estatales. Para dispersar los recursos, envían los datos a los diversos bancos encargados de hacerlo, mandan con los datos una foto de la persona censada, los bancos libran las tarjetas personalizadas, piden que se le tome una foto cuando reciben la tarjeta y retiran su primer pago, la foto se le envía a las autoridades, las cuales a su vez se la hacen llegar al beneficiario. Es un trabajo enorme y puntilloso, que genera una base de datos muy cercana y confiable, con múltiples usos […].Las mujeres marcharon el sábado en la Ciudad de México en contra de la violencia que sufren, sobre todo en el Metro capitalino. Deberían ser muchas más, porque más allá de que el Metro se ha convertido en tierra de nadie, un espacio abierto a cualquier abuso, la violencia contra las mujeres ha rebasado todo límite. Al mismo tiempo que marchaban las mujeres, rescataban a una jovencita secuestrada en un automóvil en Tláhuac y otra se escapaba de sus secuestradores en Metro Universidad. El número de violaciones y desapariciones de mujeres supera todo lo imaginable y todavía hay quienes no quieren incorporar a estos delitos sexuales en la lista de los que ameritan prisión preventiva. Qué bueno que se luche contra el robo de combustible, pero ¿no sería importante realizar una campaña de Estado por lo menos igual de poderosa contra la violación, el secuestro y la desaparición de mujeres en todo el país?”.

Trump, el conspirador

Julio Hernández López, en La Jornada, escribe que: “La postura del gobierno mexicano respecto de Venezuela ha ido perdiendo espacio de viabilidad práctica ante el embate descarado y brutal de Estados Unidos contra el gobierno de Nicolás Maduro. El próximo miércoles, el canciller Marcelo Ebrard estará en Montevideo para participar en una reunión con representantes de países de la Comunidad del Caribe, mientras España se alista para reconocer hoy al autoproclamado Juan Guaidó como presidente de Venezuela y la Unión Eu­ropea avanza en sentido parecido. De las presiones de Washington y sus visos conspirativos ha dado cuenta el diario español El País, en una nota firmada por Miguel González: “La administración estadunidense avisó al gobierno español antes de que el líder de la Asamblea venezolana, Juan Guaidó, se proclamara presidente interino y ha presionado luego para que España y la Unión Europea lo reconozcan y rompan cualquier canal de diálogo con Nicolás Maduro. ‘Tenemos mucha presión, no les voy a decir de quién, pero se lo pueden imaginar, para que votemos contra la creación de este grupo (de contacto internacional)’, admitió el ministro de Exteriores, Josep Borrell, en el Congreso español. Aludía al grupo de la UE para propiciar el diálogo en Venezuela” (https://goo.gl/kpGLRi)”.

La refinería de Dos Bocas es inviable, pero al presidente no se le contradice

Luis Miguel González, en El Economista, escribe que: “La refinería de Tabasco no tiene pies ni cabeza, aunque tenga Dos Bocas. Es uno de los proyectos emblemáticos del presidente López Obrador y eso significa que se hará, no importa que cueste casi el doble de lo que dicen las cuentas del presidente. Tampoco es relevante que un informe del Instituto Mexicano del Petróleo (IMP) diga que la refinería es inviable. Para resolver las contradicciones, la solución es despedir al director del IMP, Ernesto Ríos Patrón, y cerrar la discusión. Hablar lo menos posible del tema. Después de todo, en estos días el combate al huachicol y el pleito con Fitch se llevan todos los reflectores. La refinería de Dos Bocas está prevista para hacerse en un predio de 344 hectáreas y tendrá una capacidad de refinación de 340,000 barriles diarios. La secretaria de Energía, Rocío Nahle, ha puesto un plazo de tres años para tener lista la refinería. Ella es la responsable del Plan Nacional de Refinación que incluye, además, la rehabilitación de las otras refinerías que se están cayendo a pedazos. El costo de Dos Bocas, según el gobierno, sería de 150,000 millones de pesos, de los cuales 50,000 millones ya están en el presupuesto del 2019. El informe del IMP calcula que un proyecto con las características de Dos Bocas se llevaría un año de estudios técnicos y cuatro años de construcción. Costaría 14,740 millones de dólares. Ese estudio no tiene fundamento, dijo AMLO en una conferencia de prensa. Quizá el presidente no ha leído las opiniones vertidas por expertos independientes como Arturo Carranza, Ramsés Pech y Miriam Grunstein. “No hay en el mundo un caso de que un proyecto de estas dimensiones se haya ejecutado en menos de cuatro años… el plazo más probable está entre cinco y siete años”, han dicho estos especialistas, que gozan de amplio reconocimiento. El presidente y la secretaria Nahle no están para discutir con expertos ni para tolerar que en el gobierno alguien los contradiga. El Instituto Mexicano del Petróleo sustituyó al director incrédulo por uno que está lleno de fe en la narrativa de López Obrador. El nuevo director se llama Marco Antonio Osorio Bonilla y su primer acto fue cerrar filas con el presidente y la secretaria, además de quitarle autoridad al instituto que dirige. El proyecto es técnicamente viable, sentenció. Al IMP no le corresponde presentar “recomendaciones de tipo financiero”, afirma el funcionario. Como anécdota curiosa, cuando redactó su contrainforme, Osorio Bonilla olvidó ordenar la modificación de la página de Internet del Instituto Mexicano del Petróleo. En ella, la institución sigue ofreciendo un catálogo de servicios de soluciones en gestión de negocios, enfocados a tomadores de decisiones, tomando en cuenta el aspecto financiero. (…) ¿Qué sigue? En marzo se harán las licitaciones para realizar la refinería. La participación será restringida, ha dicho la secretaria Nahle. El gobierno deberá conseguir los recursos para Dos Bocas y para la rehabilitación de las otras seis refinerías, que ahora están operando a 40% de su capacidad. El objetivo es sustituir las importaciones que ahora cubren más de 70% de la demanda nacional. No está claro cuánto costará la rehabilitación de las plantas, pero la nueva refinería requerirá 14,000 millones de dólares. ¿De dónde saldrán? Para resolver “detalles” como éste, cuenta mucho la opinión de Fitch, Moody’s y S&P.”

@loscabareteros

¡Comparte!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on reddit
Share on pinterest
Share on google
Share on email
Share on whatsapp
Share on print